ARNOLDO ÁGUILA
Portada | Libros | Escribirnos | Selectos | Novedades | Biografía | Filosofía | Correo | Cuba | Comentarios | Foros | Amigos | Estadística | Esperanto |


Para ir a otros temas del libro cliquee aquí Translate this Web site from this point forward
Pregunte, opine,vaya al formulario, cliquee aquí
Google
Buscar Internet Buscar En este sitio



Ley de la transformación de la cantidad en calidad


    La filosofía comunista pone un énfasis especial en esta idea, porque permite definir cómo la suma de pequeños conflictos sociales lleva al salto cualitativo, a la revolución. Y debemos reconocer que hay algo de cierto en esta ley en el fundamento mismo del universo. Sólo tenemos que pensar que la mayor parte de los cuerpos en el universo se componen de elementos que difieren por el número de partículas atómicas que los componen, aunque no sea el número la única diferencia o la diferencia más significativa, pues existe también una diferencia organizativa o estructural.

    Pienso también en el efecto igualador que tiene el aumento de la cantidad; es decir, el efecto destructor de las calidades iniciales de las que partimos cuando se produce un aumento de la cantidad, lo que no se aprecia debidamente en el ML. Esto es: el aumento cuantitativo puede llevar a la depauperación de la calidad, a la destrucción de la diferenciación, aunque la cualidad final sea indudablemente distinta de la inicial.

    Por ejemplo, si en determinado lugar o plaza reunimos 10 imbéciles el número es posible que no varíe apreciativamente la cualidad amorfa de lo que tenemos. Incluso si reunimos una cantidad suficiente de morones hasta alcanzar una cifra que permita definir al conjunto como una "masa", que por esa condición ya adquiere ciertamente una cualidad nueva con leyes específicas del comportamiento colectivo[1], dichas leyes específicas, por el carácter idiota del comportamiento colectivo no difieren grandemente del nivel intelectual con el que hemos formado el conjunto. Es decir, no hay grandes diferencias de "calidades". Lo mismo pasa con el espacio, pues no se nota mucha diferencia si tenemos diez metros cuadrados de espacio vacío o un millón. O con la energía.

    Sin embargo, si tenemos una reunión de 10,000 personas normales en una plaza pública, al adquirirse la cualidad de "masa", ésta mostrará los mismos atributos que la reunión de los imbéciles. Luego aquí se produce un efecto nivelador de la calidad original:
aquí la cantidad destruye las calidades.

    Un ejemplo mas "serio" que el anterior, pero igualmente válido, es la reunión sin límites de cuerpos con "masa". La fuerza de gravedad es proporcional a la masa de los cuerpos involucrados. A medida que se incrementa la masa la fuerza de gravedad es tal que primero colapsan los electrones de la envoltura dando lugar a las estrellas de neutrones por las uniones protón-electrón. Si la fuerza nuclear es superada por la de la gravedad, a medida que se va aumentando la masa, se produce el colapso nuclear y ni la misma luz puede escapar del lugar, lo que en la literatura científica se conoce como "agujero negro", porque todo lo que entra, la luz misma, no puede salir. Se ha creado un enorme sumidero gravitatorio con una masa super concentrada
e indiferenciada. Es decir, a medida que se aumentaba la cantidad, la materia iba perdiendo su estructura, la organización en átomos, en partículas elementales, electrones, protones y neutrones, en envoltura y núcleo, e iba retornando a los elementos no diferenciados primarios del Universo: el espacio, la masa, la gravedad.

    Es decir, esta "ley de transformación de los cambios cuantitativos en cualitativos" si bien pudiera expresar el hecho cierto de que hay una relación de la cantidad con respecto a la calidad en muchos casos no nos asegura el signo, la tendencia de los cambios, ni fija con claridad el mecanismo de su cumplimiento. Luego la aparición de una
nueva cualidad no significa necesariamente que haya aparecido una cualidad más compleja, superior.

    Existe una base física para determinar que la
cantidad es la base de calidad, porque átomos con cantidades distintas de electrones y protones dan lugar a sustancias muy diferentes, pero eso funciona precisamente en los niveles de relaciones elementales, donde esos ladrillos esenciales juegan un rol y lo que resulta mucho mas importante, mas que la cantidad de partículas, que puede alterarse como en los isótopos, es la estructura, la organización atómica lo que verdaderamente define. Todavía mucho más difícil es interpretar esta "ley" cuando se analizan sistemas más complejos.

    Por ejemplo, la coherencia se resiente en el caso de los cambios cuantitativos que se transforman en cualitativos mediante "saltos revolucionarios". En realidad esta "ley" no es mas que una racionalización -como lo es el de la unidad y lucha de contrarios- para "justificar" la necesidad y lo inevitable de las revoluciones sociales, olvidando que el cambio puede tener dos signos: uno para diferenciar, complejizar, elevar de nivel; y otro muy distinto para anular, igualar. Pudiéramos comparar muy acertadamente que la transformación cuantitativa que dio lugar a la transformación cualitativa de la aparición de la sociedad socialista leninista es similar a la aparición de los agujeros negros: una vez superada la masa crítica, la fuerza de gravitación social es tanta que se crea un agujero negro estatal-partidista tan potente que ni la misma luz puede escapar de él y, por lo tanto, las individualidades, los seres humanos en definitiva, desaparecen en la oscuridad más lóbrega.

    La filosofía concreta y relacional, acorde con el lenguaje científico y sus logros, plantearía que los cambios de los seres se producen como cambios en sus relaciones con otros seres y que dichos cambios pudieran clasificarse para un sistema de referencia o laboratorio[2] dado como cambios menores si no alteran el equilibrio o desequilibrio existente y como cambios mayores si lo alteran.

    ¿Hacia dónde van esos cambios? ¿Están predeterminados? Desde el punto de vista humano, el nuestro, el de nuestra filosofía, la indeterminación de no poder decir dónde se encuentran determinadas partículas y a qué velocidad viajan al mismo tiempo por el principio de incertidumbre, o no poder predecir con precisión qué va a ocurrir en un momento dado y tener que expresar sólo la probabilidad estadística de un cierto evento, por no poder conocer lo que es el ser en sí, sino tan solo sus relaciones, tenemos que hablar en función de lo probable y por lo tanto no existe la determinación absoluta en el devenir, en el cambio, en el movimiento.

------------------------------------------------

Copyright © Arnoldo Águila. Ésta es una versión anterior a la que aparece en el libro.
Para ir a otros temas del libro cliquee aquí
Para escribirnos vaya AQUÍ
www.arnoldoaguila.com

Documentos relacionados:
Materialismo dialectico versus materialismo vulgar mecanicista
Preguntas de lectores y respuestas
Ley de unidad y lucha de contrarios
Ley de la negación de la negación
Creeencia, sociedad, desarrollo y verdad

Forme parte de los elegidos.
De los que ven todo claro.
Conozca lo que quieren ocultar.
Oriente a los desorientados.
Brille, enseñe.
Posea la clave la historia en sus manos.
Para más detalle cliquee aquí.

Ediciones Pisces-Eagle

Por favor, conteste esta encuesta para poder mejorarle el servicio gratuito que le ofrecemos
 
¿El tema está bien explicado? Escriba sus dudas.
¿Ha visto otras explicaciones? Compárela con esta.
¿Llegó navegando por estudios escolares, por curiosidad propia o por casualidad?
Si vino por razones escolares, diga curso, institución, y país.
¿Qué cosa le ha llamado más la atención de está página o del sitio?
¿Qué nos sugiere?

   


Click on the flag for translating this web site from this point forward