ARNOLDO ÁGUILA
Portada | Escribirnos | Selectos | Novedades | Biografía | Libros | Filosofía | Correo | Cuba | Comentarios | Foros | Amigos | Estadística | Esperanto |

BÚSQUEDA




Ir a la Portada del Sitio Translate this Web site from this point forward
Google
Buscar Internet Buscar En este sitio

Ir al Correo

¿qué debemos hacer en caso de que un sistema político determinado no satisfaga nuestras expectativas?

Date: Sat, 30 Oct 2004 22:30:54 +0200
To: @arnoldoaguila.com
Cc:
From: @xasamail.com "El pensador" Desde España
Subject: Saludos

Hola, soy un joven y como tal tengo infinitas interrogantes. Por simple casualidad accedí a algunos de sus trabajos y me llama la atención la profundidad y el desenfado con que aborda los más diversos temas.

Muchas veces me cuestiono, sin llegar a tener un respuesta convincente y que se aleje al menos un poco de la utopía, de saber que debemos hacer en caso de que un sistema político determinado no satisfaga nuestras expectativas, pero que tampoco lo haga el que proponen. Yo bien sé que el proceso de toma de desiciones es sumamente complejo, y cada día que pasa se hace más y más complicado. Tener inquietudes no respondidas es delicado, por ello acudo a ti con el propósito de tener en cuenta nuevas visiones de la realidad.

Disculpe si en mi discurso me expongo un tanto reservado, confío en que sabrá entender la esencia de las cosas que tanto me preocupan y me ocupan.

Yo prefiero identificarme como "El pensador".

--------------------------------------------------------------------------------------------

Señor:

Usted me pregunta "¿qué debemos hacer en caso de que un sistema político determinado no satisfaga nuestras expectativas".

Y sucede que yo me he preguntado y me pregunto eso mismo, precisamente porque ningún sistema político me satisface.

Pero hay que hacer algunas distinciones iniciales; por ejemplo, rechazo toda tiranía, toda dictadura, todo gobierno unipersonal, sea de izquierda, de derecha o del centro, aunque los resultados de todas las dictaduras no sea el mismo. Los hechos históricos parecen apuntar que no hay nada peor que los reinados absolutos, las satrapías, y los gobiernos totalitarios, pues en todos ellos la suerte de una nación, o incluso del mundo, dependen de la naturaleza de una persona, o/y del estado de ánimo que tenga ese día.

Y por esas consideraciones es que el sistema que prefiero tiene que enmarcarse dentro de los sistemas democráticos, aunque la consabida fórmula, creo que de Montesquieu, de la división en tres poderes no me satisface y la considero anacrónica; es decir, la división de poderes en legislativo, judicial y ejecutivo.

¿Por qué no me satisface esa división?

Porque hay decisiones y situaciones, sobre todo las relacionadas con elementos básicos de grandes repercusiones, que no son bien manejadas por el pueblo cuando se convierte en masa o bajo los vaivenes políticos, que requerirían la intervención de un cuerpo no mezclado en la política del momento, y cuyos miembros no fuesen electos por su capacidad demagógica, carisma o prestancia.

La misión principal de los miembros de ese cuerpo sería estimular, coordinar y analizar estudios e investigaciones tendientes a preveer los diferentes futuros que pudiera enfrentar la nación dada y de recomendar y estimular las mejores soluciones a largo plazo para enfrentar esos retos; así como de citar e interrogar a los miembros de los otros cuerpos públicos o privados, y proponerle al pueblo los referendos que estime necesarios para el bien de la nación. Ese cuerpo también pudiera tener la capacidad de mediar y resolver grandes crisis que sufrieran los otros poderes, como enfrentamientos demasiado graves o corrupción seria de algunos de ellos.

¿Qué características debieran tener esos miembros?

No pudieran ser jóvenes, porque obviamente los jóvenes está dominados por las hormonas, quizás tuvieran que tener 50 años o más, lo que implica que ya han demostrado qué son en la vida y se puede confiar en que no habrá sorpresas, ni agradables ni desagradables.

Otro requisito indispensable es que no hayan ejercido ni en el poder legislativo ni en el ejecutivo, porque ese cuerpo no puede estar compuesto por personas con compromisos políticos, aunque quizás pudieran haber ejercido en el poder judicial.

Como son personas en las que recaerá el futuro a largo plazo y la estabilidad de las instituciones, debieran ser ya personalidades reconocidas como talentosas, inteligentes, con una obra teórica sólida a sus espaldas en campos concretos de estudio que requieran cierta disciplina científica o técnica, como el histórico, el filosófico, el económico, el científico o el técnico.

Desde luego que también deben haber demostrado su interés y amor a la nación.

¿Cómo serían seleccionados sus miembros?

Los miembros serían propuestos por el Poder Legislativo, el Poder Ejecutivo, la Academia de Ciencias, los Claustros Universitarios y el cuerpo en cuestión, y aprobados por el 51 % de los votantes.

Un nombre posible para ese nuevo poder sería el de "Asamblea de Notables".

Creo que es absurdo que en las sociedas modernas recaiga por completo su conducción en entidades políticas en esencia, sometidas a los vaivenes de una masa, que como tal, es ignorante (obsérvese que digo "masa" y no "pueblo"; "pueblo" es cada uno en sus casas y "masa" en cuanto se reúnen en una plaza a escuchar a alguien), y a la corrupción que genera la inmediatez cotidiana y el poco alcance de las miras.

Aunque entre un sistema democrático y uno no democrático, es preferible el democrático, eso no implica que el democrático no deje fuera del sistema a gente valiosa, con conocimientos, que por su seriedad y formación jamás serían electos en un sistema democrático. El sistema político de las democracias aleja a las personas más capaces y mejor formadas de una nación del gobierno de la misma, y eso es sencillamente no sólo un absurdo, sino una pérdida grave.

La Asamblea de Notables es cierto que limita a los otros poderes, pero no está diseñada para sustituirlos. Por ejemplo, no podría legislar, hacer leyes, pero sí podría proponérlas al Legislativo. Si la Asamblea de Notables se ha ganado el prestigio y la ley es vista con buenos ojos por el pueblo, pues eso sería una presión saludable sobre el cuerpo de políticos del Legislativo. Si el Legislativo no lo acepta, a los Notables le quedaría la vía del referendo o/y de la propaganda.

Otra cuestión que no me gusta de la democracia es el empantanamiento que puede producirse en un sector dado, que requiere medidas enérgicas y en cierto sentido dictatoriales, y en ese momento y sobre ese campo no se pueden realizar precisamente por la naturaleza democrática del sistema. Creo que sería beneficiosa la posibilidad de establecer "cónsules", elegidos democráticamente, con poderes extraordinarios de carácter limitado tanto en el campo de actividades como en el tiempo, para resolver crisis profundas de sectores dados, que por las vías democráticas se palían pero nunca se resuelven dando lugar a enfermedades sociales crónicas.

Creo además que las modificaciones a la Constitución, aunque sean aprobadas por el pueblo, deben automáticamente requerir ratificación, digamos a los cinco años o siete de implementada, para que el pueblo pueda ya haber comprobado la utilidad o no de dicha modificación, en orden de proteger la función estabilizadora de la Constitución.

Como usted ya ha podido comprobar, quisiera modificar el sistema político con ciertas reformas que no son fáciles de llevar a cabo. ¿Qué puedo hacer?

Bueno, aquí ya empecé, porque lo hice público por primera vez.

Luego debería hacer un ensayo. Tratar de publicarlo, de difundirlo. Y llegado el caso, tratar de que algún partido político lo incluyera en su plataforma.

El grave problema de Marx y todos los correligionarios marxistas -y también de otras doctrinas- es el mesianismo de creerse que tienen las solución de todos los problemas del mundo en su privilegiada cabecita y que la Providencia, el Destino, el Karma o váyase a saber qué rayos, les da el derecho de imponerlo al resto del Universo, no importa cómo.

Le recomiendo que si tiene estas preocupaciones y se le ocurre algo, lo comunique, lo difunda y trate de convencer a los demás a las buenas; es decir, use la crítica de la razón y no la crítica de las armas.

Gracias,
Arnoldo


Copyright © Arnoldo Águila
Para escribirnos vaya AQUÍ

No desaproveche la oportunidad. El libro trata todos estos temas con más profudidad y detalle. Es el mejor libro de consulta con los mejores análisis. En la actualidad el libro se está vendiendo con una gran rebaja, rebaja que no se podrá mantener por mucho tiempo. Para más detalle cliquee aquí.


Documentos relacionados:
Opiniones sobre el futuro de Cuba
Preguntas de lectores y respuestas
Línea del Análisis Marxista y línea de la filosofía relacional
El Marxismo-Leninismo
¿Qué es la Filosofía Concreta? (En forma de preguntas y respuestas)
Click on the flag for translating this web site from this point forward