ARNOLDO ÁGUILA
Portada | Escribirnos | Selectos | Novedades | Biografía | Libros | Filosofía | Correo | Cuba | Comentarios | Foros | Amigos | Estadística | Esperanto |

BÚSQUEDA


LA MANZANA DE LA DISCORDIA

El señor Mauricio Gómez me envió la siguiente carta (continuación de la que aparece en http://www.arnoldoaguila.com/correo15.html#4) que al principio me negué a publicar por lo extensa y sobre todo, por la multitud de temas que trata. Al final él dudó que yo no la publicara por la razón que le dije, quizás porque pensaba que la razón verdadera era mi temor a que los lectores quedarían convencidos de inmediato por sus argumentos irrefutables y eso me hizo cambiar de idea.
Creo que todos ustedes se darán cuenta que no puedo contestar de modo que sea digerible el tráfago de asuntos que él toca con su maestría característica.
El que desee leer lo que expongo sobre los puntos que él toca, sólo tiene que buscar los puntos correspondientes en http://www.arnoldoaguila.com/menua.html


------------------
Here are the results of your form at http://www.arnoldoaguila.com
Submitted on Sat May 9 23:30:51 2009 (GMT).

1. nombre = Mauricio Gómez
2. email =
3. mensaje = Arnoldo Águila:


Hace un año más o menos escribí una respuesta a su respuesta sobre mi comentario a un artículo suyo titulado "la excepción no niega la regla, sino que la confirma", jamás fue publicada en su foro y aún menos me fue enviada alguna respuesta o explicación del por qué de ello, aquí la mando por 3ra vez desde la fecha en que la envié por primera vez (allá por Agosto de 2008), espero esta vez sí sea publicada.

(EL RESTO SE PUBLICA AL FINAL)

----------------------------------------------------------------
From: "Cartas Recibidas AA"
To: xxxx@hotmail.com
Subject: Lo siento
Date: Wed, 13 May 2009 16:02:43 -0500
Señor Mauricio Gómez Julian
En aquella oportunidad creo que no le publiqué su carta por la misma razón que no se la publico ahora.
Y es muy sencillo, por su longitud kilométrica donde usted trata de refutar todo lo que he escrito.
Trate de leer esto con objetividad. Los temas que aquí expongo se analizan en dos libros, uno de 230 páginas y el otro de 298. Gran parte de esos temas son tratados en mi sitio no con tantos detalles como en los libros.
Lo invito a que escriba un libro refutándome los que he escrito, y es que llega un momento en el cual nadie convence a nadie.
Mi sitio no es un foro. Brindo acceso a varios foros donde usted puede pegar su escrito.
En mi humilde opinión, opinión de alguien que comenzó a estudiar el marxismo a los 17 años y lo dejó de estudiar a los 64, Umpiérrez no lo domina adecuadamente. Usted sencillamente en lo que respecta a la ley de unidad y lucha de contrarios se guía por Umpiérrez. Déjeme contarle una anécdota. Yo he tenido discusiones con un verdadero conocedor del marxismo y muy buen marxista y cuando vió mis intercambios epistolares con Umpiérrez se sintió tan mal con los desconocimientos de ese señor que me contó que le había escrito al sitio de la internet para quejarse de él.
Siento no complacerle pero esta posibilidad está expresada en mi política de publicación.
Gracias, por su atención
----------------------------
From: = ????@hotmail.com
To: ?????@arnoldoaguila.com
Subject: RE: Lo siento
Date: Wed, 13 May 2009 22:18:24 -0100

Señor Arnoldo Águila:

Es necesario empezar por decirle que yo no me guío por Umpiérrez, sinceramente desconozco mucho de él, de hecho, lo conocí en el foro; ahora bien, no considero que sea kilométrica la longitud de mi carta ya que he visto escritos de similiar "kilometraje" en el foro, en fin, no importa, no creo que esa sea la razón de su no publicación; por otro lado, quisiera decirle que el hecho de estudiar Marxismo por tantos años no lo hace necesariamente conocedor del Marxismo, hay estudiantes de geografía europeos y norteamericanos que no saben en dónde está centroAmérica; Quizás publicaré un libro más adelante, en estos momentos no tengo el tiempo suficiente; creo que el momento en que nadie convence a nadie es cuando una de las partes está ciega y de espaldas al conocimiento y la objetividad, no se con qué "buen" Marxista abrá hablado usted pero me imagino que es alguien que "tampoco" lo puede refutar, así como Umpiérrez, lo que me vuelca a preguntarme quién podría, quizás para usted nadie pueda, quizás sean demasiados los que sí pueden, quién sabe.
-----------------------
From: ?????@arnoldoaguila.com
To: ????@hotmail.com
Date: Thu, 14 May 2009

Señor Mauricio Gómez:

Como me precio de valorar en mucho la libertad de expresión, denegada y perseguida por todos los sistemas marxistas de cualquier variante, incluido el socialismo del siglo XXI, he reconsiderado mi decisión de no publicar su escrito y le comunico que toda la correspondencia generada en esta segunda fase de nuestra fructíferamente superpoblada relación epistolar se encuentra a disposición de todos en la página especial que dedico en su honor http://www.arnoldoaguila.com//mauriciogomez.html

Como detalles finales paso a preguntarle primero qué calificativo "merecen estudiantes de geografía europeos y norteamericanos que no saben en dónde está centroAmérica" que hayan estudiado la materia desde los 17 hasta los 64 años; es decir, durante 47 años.

Pues serían sencillamente morones o mongólicos, señor mío. Usted carece por completo de sentido autocrítico, pregúntese usted mismo ¿cuántos años hace que usted estudia el marxismo?

Lo que quiero decirle con esto es que usted probablemente no sobrepasa en mucho los treinta años de edad y usted me está llamando indirectamente mongólico. No me precio de saberlo todo y tampoco de no equivocarme nunca. Tanto me equivoqué que fui marxista durante muchos años. Pero sí le digo que todo lo que creo lo he estudiado a fondo y no sólo eso: no paro de estudiar nunca, porque creo como Sócrates que "sólo se que no sé nada".

Pero usted no DETIENE su imaginación desenfrenada, pues de pronto le da por imaginar que "no se con qué "buen" Marxista abrá hablado usted pero me imagino que es alguien que "tampoco" lo puede refutar...".

Y es que, señor mío, no es lo mismo discutir con alguien que sabe que con quien no. Ese señor que se indignó con Umpiérrez SÍ sabe marxismo. No estamos de acuerdo con el juicio que tenemos sobre el marxismo, pero él sí domina de verdad la teoría marxista y en nuestras discusiones me lo probó: NO ES UN IMPROVISADO.

Con esto zanjo las discusiones de este tema con usted, porque las labores de un libro en proceso consumen casi todo mi tiempo. Primero publico el intercambio epistolar de esta segunda fase y a lo último el escrito que primero denegué y que ahora publico.

Gracias de nuevo por su atención,

Arnoldo
--------------------------------

LA MANZANA DE LA DISCORDIA

1. nombre = Mauricio Gómez
2. email =
3. mensaje = Arnoldo Águila:


Hace un año más o menos escribí una respuesta a su respuesta sobre mi comentario a un artículo suyo titulado "la excepción no niega la regla, sino que la confirma", jamás fue publicada en su foro y aún menos me fue enviada alguna respuesta o explicación del por qué de ello, aquí la mando por 3ra vez desde la fecha en que la envié por primera vez (allá por Agosto de 2008), espero esta vez sí sea publicada.

Creo que es necesario empezar respondiendo a su respuesta diciendo que no sabría precisar qué dominio tendré sobre el lenguaje Marxista, lo que sí le puedo afirmar es que estoy de acuerdo con el planteamiento filosófico-político-cultural-económico-jurídico de Marx y Engels, me parece risible el hecho de que le mueva a alarmarse esa cuestión.

Ahora bien, tiene muchísima razón en aseverar que no leí la obra completa a la cual pertenece "el acápite de 5 párrafos" pero también estimo conveniente decirle que no estoy en desacuerdo con la totalidad del libro por tanto y por cuanto no la he leído (la totalidad) sino que sólo estoy en desacuerdo con su "acápite de 5 párrafos" que si bien es cierto pertenece a un todo y se encuentra en estrecha relación con el mismo (dialéctica, la que tanto le irrita, le parece obsoleta e inapropiada), sin embargo, no siento que el contenido general del libro difiera esencialmente del "acápite de 5 párrafos" aunque quizás sí en contenido (otra vez la obsoleta dialéctica).

Ahora bien, entrando en materia, me di cuenta que suele ser muy quisquilloso -muy técnico dicho más elegantemente- con las cuestiones teóricas y es por esa razón que me vi en la tediosa y forzosa necesidad de leer sobre temas que domino muy poco (como todo lo referente a las teorías cósmicas, sobre la transformación de los recursos naturales en represas por parte de los castores -o para ser más técnicos como usted prefiere deberíamos de llamarles "diques"-, etc.) y que me imagino que usted también ya que las abordó de una forma tan somera como vaga y tan burda como tosca (y es oportuno mencionar que de lo que no se conoce bien, de lo que no nos es bien conocido no se puede hacer uso alguno o un uso adecuado e idóneo en su defecto), es entonces lo que me empuja a empezar diciéndole que usted dijo que el Marxismo y sus más importantes seguidores afirmaban que Marxismo mismo era una teoría científica y que sus enunciados como "lucha de los contrarios", "transformación de la cantidad en calidad" y "negación de la negación" por consiguiente lo eran, ahora bien, déjeme decirle que no sólo existe una lucha de contrarios sino también una relativa unidad (las clases sociales y su relativa unión dentro de una sociedad misma), que no sólo existe un salto de lo cuantitativo a lo cualitativo sino también un salto de lo cualitativo a lo cuantitativo (agua a determinada temperatura -cantidad- da el salto a vapor de agua -calidad- pero también siendo vapor de agua contiene una temperatura distinta -cantidad-) y que la negación de la negación no es un proceso finito sino infinito.

Considero una necesidad teórica aclarar que la cientificidad del Marxismo no es una creencia netamente de Marx y de Engels sino que es una cuestión que la comprueba la realidad misma (superproducción, inflación, estanflación, hiperinflación, presión demográfica, la ética del tener, acumulación de capital, corrupción, opresión, ausencia de una auténtica libertad de expresión, ausencia de una auténtica democracia -como lo que pasó en las últimas elecciones presidenciales de México, por ejemplo- la cual se convierte en ni más ni menos que en un juego demagógico por la búsqueda de la toma, conservación y acrecentamiento del poder político vía el acrecentamiento del poder económico -tal es el caso de lo que pasó en Estados Unidos cuando George W. Bush se proclama presidente de los Estados Unidos de Norte América cometiendo un "fraude electoral legal" (otra vez esa dialéctica que tanto le irrita) con ayuda de su hermano, el gobernador de Florida; tal es el caso de que en Estados Unidos no existe un partido de oposición puesto que los dos partidos que obtienen siempre el poder político son de Derecha y sin embargo ellos mismos se ejemplifican como la ecuación que se iguala a la democracia más pura y pulcra que puede existir-, etc.), además, son fundamentos teóricos sólidos que la historia no ha podido destruir, ni siquiera con el fracaso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (U.R.R.S.) ya que una cosa es la teoría en pureza (que suele diferir en algunas cuestiones de contenido con la realidad) y otra cosa es su aplicación práctica -como por ejemplo lo que pasa en el Liberalismo, Adam Smith plantea una serie de cuestiones que no son aplicadas en la realidad y que ello conlleva a que en el Capitalismo práctico las cosas sean más distorsionadas que en el Capitalismo teórico, por ejemplo podemos evidenciar el hecho de que él no menciona en ningún momento que capital y trabajo van de la mano, al contrario, él dice que los salarios decrecen con el aumento de los beneficios del capital, es decir, él estaba consciente de la contradicción antagónica (otra vez esa odiosa dialéctica) entre el capital y el trabajo pero cabe decir que aunque él no concebía una forma de solucionarla, si concebía mejores formas de apalear las crisis que las que se concibieron a la hora de aplicar su modelo teórico (ejemplo de ello es que el mismo Smith admite que "el encubrimiento de la banca rota genera una bancarrota aún peor") que fue el caso de la crisis que hubo allá por 1880, y es que estar consciente de un problema es el principio fundamental, la génesis de la solución de un problema o de un mejor apaleamiento del mismo- ya que podríamos argüir que ha existido un prototipo de sociedad Socialista, lo que fue la Comuna de París, que fracasa no por una cuestión de tipo interno sino porque recibe la presión de todo su exterior (recordemos ese principio sociológico fundamental del reaccionario Comte -supongo que ha de sentir alguna simpatía con él- de la supremacía del todo sobre las partes) lo cual prueba que sí es posible una extinción del Estado en el aspecto jurídico y una existencia del mismo meramente como un administrador (un error teórico en el que caen muchísimos antiMarxistas -espero usted no sea uno de ellos- ya que piensan que Marx planteaba la supresión del Estado y él planteaba una extinción del mismo y/o que Marx planteaba una desaparición total del Estado y él lo que planteaba era un Estado que actuara únicamente como administrador, claro, algo muy diferente a lo que existe hoy en día, eso es innegable) lo cual demuestra que sí es posible y lo cual la convierte como dijo el mismo Marx en "la primera vindicación de los ideales socialistas" y yo ante el fracaso de la U.R.R.S. y su imposibilidad de llegar a pagar la fuerza de trabajo por su valor de uso y no por su valor de cambio (lo que la convierte en una desviación de Capitalismo y no en Socialismo por tanto y por cuanto el Socialismo plantea como máxima fundamental el pago de la fuerza de trabajo por su valor de uso) en la ÚNICA vindicación de los ideales Socialistas.

Ahora bien, usted dice que cuando una cuestión se enuncia como ley y se compara sus logros (usted pone "y compara logros" lo cual no tiene ese vínculo, esa palabra de unión que le da coherencia a lo que se dice, es decir, no tiene "sus", ya que es "sus" lo que le da coherencia a la frase y hace entender que son "los logros" de la cuestión que se enuncia como ley; es necesario mencionar que para que usted o cualquier otra persona le haga una crítica a algún asunto desde la ciencia misma es necesario autocriticarse desde la gramática y desde redacción misma) con los logros científicos da pie a una crítica desde la ciencia misma... quiero mencionar que un comentario tan pomposamente articulado y de tan pocos renglones no puede haber sido elaborado con otro fin sino de resultar altisonante, sin embargo, también necesito añadir que la ciencia misma, las ciencias económicas y la sociología siendo precisos, no tienen argumentos teóricos suficientes como para cuestionar la cientificidad del Marxismo (lo han intentado Max Weber, August Comte, entre otros y han tenido poco éxito porque a nivel mundial el Marxismo no se da como una teoría muerta sino como una teoría que necesita renovación en algunos aspectos y que también será más aplicable a contextos futuros, lo cual es perfectamente normal ya que toda ciencia -y el Marxismo lo es- evoluciona y toda ciencia también produce postulados que son aplicados o aplicables en su defecto a posteriori), inclusive, si hablamos de "una crítica desde la ciencia misma" podríamos mencionar que el Capitalismo a medida va evolucionando va tomando elementos del Socialismo y que el más significativo de ellos es la intervención estatal, algo que Keynes planteó y que en su momento fue una revolución teórica en la ciencia económica burguesa por chocar directamente con lo que en su momento planteó Smith y que Francis Fukuyama retoma nuevamente años después tras la caída del Muro de Berlín pero reduciendo la intervención estatal a en los tiempos de crisis (ojo, reduciéndola, no eliminándola ya que como diría un teórico burgués "es un mal necesario"), así que todo eso creo que le puede dejar un poco más que claro que desde la ciencia económica y la ciencia social es muy difícil descartar al Marxismo.

Ya habiendo dejado clara la parte científica del Marxismo, vamos a hablar sobre la parte filosófica, es decir, el materialismo dialéctico.

El marxismo entiende por lucha (ley de la unidad y lucha de los contrarios, la esencia de la dialéctica Marxiana) una unidad que no presupone repulsión absoluta, no presupone rechazo absoluto, al contrario, implica cierto grado de unidad, cierto grado de correspondencia (o por lo menos hasta cierto punto, tal es el caso de la ley de la correspondencia entre las fuerzas productivas y los medios de producción o entre la producción y la apropiación) que es relativamente poca en comparación de su antagonismo (por ser antagónica una cuestión no es una ecuación que se iguale con "anti" ya que "anti" es absolutamente contrario y como demostró un físico - matemático alemán en 1916: todo es relativo en el tiempo y en el espacio) y de la lucha que dicho antagonismo genera (un ejemplo de ello es la lucha de clases; la burguesía y el proletariado son antagónicas, es decir, el capital y el trabajo no son complementarios sino mientras uno crece el otro decrece y sin embargo hasta cierto punto se ha logrado una convivencia relativamente pacífica entre ambas partes -no hago alusión a la clase media, a al pequeña burguesía porque esta es producto mismo de la interacción entre la burguesía y el proletariado, es decir, es producto del intento de la burguesía disminuir los integrantes de su propia clase y del proletariado por abandonar las filas de su propia clase- así como en su momento los pequeños comerciantes y artesanos del modo de producción feudal lograron una convivencia relativamente pacífica con el clero y la aristocracia feudal -no debemos olvidar, claro está, que hubieron levantamientos de los siervos de gleba y de otros sectores sociales desfavorecidos económica, política, jurídica y socialmente pero que no tuvieron mayor éxito por no contar con el respaldo de la burguesía misma sino hasta la revolución francesa, después de darle los 2 grandes golpes al feudalismo, las reformas protestantes-)

"Esta situación no es común en el universo conocido, porque como negación de la simetría del Universo (o lo que es lo mismo, de la unidad de contrarios), la anti-materia tiene muy poca presencia en el mismo. Más común sería la del protón y del electrón (que se diferencian por la cantidad de masa, es decir, son opuestas tan sólo por sus cargas) que darían lugar en su unión a un neutrón, es decir, se transforman, aumentando la masa y desapareciendo la carga. Pero el proceso inverso también existe. Es decir, dada una radiación o un neutrón es posible obtener las partículas originales. ¿Dónde se mete en estos procesos inversos la "ley" de la unidad y lucha de contrarios?", es necesario hacer énfasis en que dentro de la lucha de los contrarios encontramos aquel postulado de Antonio Gramsci que dice "lo viejo muere para abrirle paso a lo nuevo pero no sin antes poner resistencia" y eso es algo que se debe tomar muy en cuenta a la hora de evaluar dichos retrocesos porque esos retrocesos son los retrocesos que se han dado siempre -a lo largo de la historia- dentro de la espiral del desarrollo dialéctico.

"Tampoco es posible aplicar el "razonamiento" de la dialéctica marxista a los polos magnéticos. Estos polos magnéticos opuestos se atraen, pero no se transforman, tampoco resulta fácil definir como "lucha" esa situación.", una transformación no necesariamente se entiende como una relación en la cual una parte hace desaparecer a la otra, cabe decir que esto se da pero no inmediatamente sino paulatinamente así como el capitalismo tiene aún rasgos de feudalismo y el feudalismo tenía rasgos de esclavismo que el capitalismo aún manifiesta sólo que de una manera muchísimo más depurada, humana y perfeccionada; ahora bien, la atracción de los polos magnéticos es una contradicción que genera cambio ya que la lógica formal nos indica que dos contrarios deberían repelerse y no es así relativamente hablando, sino que es al revés, se atraen pero producto de sus diferencias (ya que no son cargas homogéneas sino heterogéneas) generan magnetismo, aplicando la dialéctica diríamos: dentro de un mismo lugar, dentro de un mismo sitio conviven 2 elementos distintos, producto de sus diferencias hay una contradicción que genera cambio -lucha en su defecto- (unidad y lucha de los contrarios, primera ley dialéctica), que según sea la potencia eléctrica (medida en Watts) de su carga (medida en Colombs) -todo esto representa cantidad por el nivel de la carga y cualidad por la carga en sí- así será la intensidad del campo magnético que se produzca -medida en Oersted, Tesla o Gauss, según el sistema de unidades- (como podemos observar, la cantidad de carga eléctrica que tenga uno de los polos interactuando con la del otro representan 2 cantidades que conjugadas le dan una nueva cualidad al asunto (salto de lo cuantitativo a lo cualitativo y viceversa); de todo esto se desprende el hecho de poder observar que materia cargada eléctricamente por un lado positivamente (afirmación) y por otro lado negativamente (negación) es influida por los campos electromagnéticos (resultado final, es decir, NEGACIÓN DE LA NEGACIÓN) (interdependencia entre el todo -el campo electromagnético- y las partes -cargas eléctricas-) siendo, a su vez, generadora de ellos, gracias a los trabajos de Millikan (físico estadounidense que ganó el Premio Nobel de Física en 1923 por su trabajo para determinar el valor de la carga del electrón y el efecto fotoeléctrico.) al medir la carga eléctrica del electrón, se demostró que la carga eléctrica no es continua, o sea, no es posible que tome valores arbitrarios, sino que los valores que puede adquirir son múltiplos enteros de una cierta carga eléctrica mínima (lo cual nos demuestra que es el resultado de una interacción de esos contrarios que aportan determinada magnitud de carga eléctrica y que de ahí se desprende la magnitud de la carga eléctrica final, es decir, como dijo Adam Smith "la constancia y la uniformidad de un efecto que se produce continuamente supone la uniformidad y la constancia de la causa respectiva").

"El término "lucha", que no tiene cabida en las partículas elementales"... no hay una respuesta que valga la pena para esto, creo que con lo expuesto arriba se sobreentiendo que para el mundo atómico es esencialmente lo mismo, se aplicará de la misma forma, y las personas que asuman que el materialismo dialéctico no es aplicable para la naturaleza lo dicen no por otra cuestión sino porque su capacidad de abstracción mental no logra aplicar las leyes de la dialéctica a las cuestiones, a los fenómenos que se gestan en el mundo material y el mundo de las ideas (y no es algo que se pueda reprochar, ya que no es una tarea fácil y se necesita ser una persona un poco diferente al promedio y haber tenido la preparación suficiente para tener las bases necesarias para emprender semejante empresa, no sólo científicas sino también bases gramaticales y de redacción) o porque están emitiendo juicios, veredictos, conclusiones a la ligera, sin un previo y riguroso estudio tanto del Marxismo como de las leyes naturales en general.

Usted mencionó lo siguiente "las leyes científicas no admiten excepciones" y es una verdad, aunque relativa (desde 1916 se ha demostrado que todo es relativo, ¿recuerda?) ya que en la ciencia de la sociedad, en la Sociología no se admiten leyes por ser la sociedad un objeto tan complejo y de tan rápido cambio, un objeto que retiene gran parte de su contenido sólo de manera fugaz y efímera y es entonces donde se habla en la Sociología de "axiomas", que son postulados que la mayoría de Sociólogos aceptan a pesar de tener oposición de algunos otros sectores de ellos mismos (estos sectores deben de ser minoría) a diferencia de cómo se conoce en las matemáticas (proposición clara y evidente que no necesita demostración), es entonces de donde podemos inferir que el Marxismo no puede plantear leyes absolutas para la sociedad sino que plantea REGLAS generales del desarrollo de la sociedad misma, reglas que cuando se presenta frente a ella una excepción son confirmadas (recordemos aquel viejo adagio en latín que dice "exceptio probat regulam in casibus non exceptis" que significa que si existe una excepción, debe existir una regla para la que se aplica dicha excepción) y estas reglas por lo general reciben el nombre de "leyes", cuestión que no se puede considerar un error metodológico (quizás etimológico, pero creo que criticar una teoría desde la etimología es algo no solamente muy gastado sino muy poco profundo, algo somero diría más bien) ya que según el Marxismo (si criticamos el Marxismo será necesario también de usar su léxico) las únicas leyes que no admiten excepción son las leyes universales (ya que también existen según el Marxismo leyes específicas o particulares y leyes generales para grandes grupos de fenómenos -el caso de las leyes Marxianas), además, hay principios que también se les adjudican el nombre de "ley" dentro de la Sociología (por ejemplo, la regla de la supremacía del todo sobre las partes -de Comte-) que son aceptados por la mayoría de Sociólogos lo que en realidad los convierte en "axiomas sociológicos"; déjeme informarle Sr. Águila que si la ley de la gravedad no se aplica no necesariamente quiere decir que está apunto de morir y un ejemplo muy explícito de ello es el hecho de la existencia de la "Colina Magnética" en Moncton, Nueva Brunswick, ahí el campo gravitacional se invierte y los automóviles suben la cuesta sin necesidad de fuerza motriz, y según las leyes científicas de la gravedad, esta misma es una fuerza que tiende a atraer a los cuerpos al suelo, cuestión que en dicho lugar no sucede y no de eso inferiremos (como lo ha hecho usted) que la ley de la gravedad está apunto de morir, que la polaridad del campo gravitacional se invertirá y que todos saldremos disparados al espacio con una velocidad de escape exorbitante, ¿me doy a entender?; ahora bien, también le recordaré Sr. Águila que las leyes (por más Universales que sean) son relativas, porque si bien es cierto que después del descubrimiento del corrimiento hacia el rojo, de medir detalladamente el fondo cósmico de microondas, de la abundancia de elementos ligeros en el Universo, de la función de correlación y de la formulación de la teoría a gran escala del Universo la teoría del "Big Bang" ha sido aceptada por la amplia mayoría de la comunidad científica internacional, también es cierto que el Universo en algún momento se estirará tanto que no tendrá la suficiente fuerza gravitatoria como para mantener cohesionadas las estrellas, los planetas, los sistemas solares, las galaxias, etc., y es entonces donde la ley "universal" de la gravedad dejará de tener efecto y la expansión del Universo (parte de la teoría del "Big Bang" o un refuerzo de ella en su defecto) dejará de gestarse, entonces, si pretendemos hablar de "la muerte de una ley" como usted mismo lo propone, deberías empezar por decir que toda ley (tarde o temprano) morirá, porque la sociedad, el Universo y todo lo existente se desarrollan continuamente y por ende, cambian, y es entonces donde resulta un poco más que evidente y lógico que no podrán seguirse aplicando las mismas leyes a pesar de la universalidad que puedan presentar en algún momento, es decir, otra vez debemos de recordarnos de ese físico-matemático alemán y traer a memoria que todo en el Universo es relativo, y nada es absoluto, y si una ley tiene excepciones -coyuntura en la que no es vigente- (ya sea en un momento presente o en un momento futuro) no necesariamente tiene que morir sino que podría ser reforzada con otras leyes, es entonces donde lamento (ahora yo soy el que lamenta algo) informarle que todo admite una excepción porque nada es absoluto o quizás sólo lo sea la ignorancia de quien cree que algo sí lo es.

Prosigamos abordando el tema de la formación de diques (represas en su poco técnico lenguaje) por parte de los castores.

Es necesario hacer énfasis en algo que usted señaló de manera muy oportuna e inteligente, usted me citó diciendo "Usted afirma entre otras cosas que ".todo en el mundo animal es producido por el medio mismo (con una probabilidad casi nula de cambiarlo)."...", y luego lamentó mucho (agradezco su cortesía, muy fino de su parte) decirme que eso no era cierto, pero déjeme decirle que es el medio mismo el que determina la formación de los diques (por medio debemos entender la totalidad del mundo ecológico) ya que el castor los construye debido a varias circunstancias como lo son para protegerse de los depredadores, tales como coyotes, lobos y osos, para poder acceder fácilmente y con seguridad a la comida durante el invierno, para detener el flujo de la corriente, a fin de crear un estanque con aguas tranquilas donde los castores puedan construir sin dificultades sus madrigueras, para la eliminación de nutrientes en la corriente, etc., en una palabra, SELECCIÓN NATURAL, otra teoría que también propone una supremacía del todo sobre las partes, es decir, hablando en términos Marxianos: el ser determina a la conciencia, por ser esta su reflejo pero la conciencia a pesar de estar determinada por el ser se encuentra en íntima conexión con el mismo, teniendo una relativa independencia y es entonces como la conciencia no sólo es el reflejo del ser sino también la capacidad de transformarlo.

Es necesario mencionar que al decir que "el desarrollo es dialéctico y se da en espiral" se habla metafóricamente, es decir, el Universo y la sociedad evidentemente no son una espiral pero su desarrollo es como si de una espiral se tratase por tanto y por cuanto se da por estadios (estados en su defecto) y cada estadio es superior, más depurado que el otro (tomando en cuenta también que a pesar de ser más depurado que el otro va repitiendo de manera menos imperfecta falencias del estadio anterior hasta que poco a poco las extingue) además de dar pie a retrocesos dialécticos que son parte del desarrollo mismo; en uno de los documentos relacionados con el artículo que yo abordé o utilizando su léxico, en uno de los enlaces relacionados con el "acápite de 5 párrafos" decía que ni Marx, ni Engels, ni Lenin mencionar nunca algo respecto a los retrocesos dialécticos, déjeme decirle que de sus errores teóricos ese ha sido el peor de todos, no sólo ha sido un error teórico sino que ha sido una farsa y una charlatanería por tanto y por cuanto ha distorsionado y manipulado la información a su favor ya que Lenin dice "... imaginar la historia universal en marcha ordenada y exacta hacia delante, sin saltos hacia atrás, a veces gigantescos, sería antidialéctico, anticientífico y teóricamente falso" -Obras Completas de Lenin Tomo XXII, pág. 296-, además, creo necesario mencionar que Lenin en su libro "Un paso adelante, dos pasos atrás" habla PRECISAMENTE de eso; ahora bien, creo teóricamente innecesario citar a Marx debido a que solamente con citar a Lenin podemos evidenciar la farsa a la que somete a todos los miembros de su foro (si se le puede llamar así).

Ahora bien, usted se pregunta el por qué de hacer revoluciones tan sangrientas si futuras generaciones las podrán abolir a manera de decir "aquí no ha pasado nada", pues déjeme decirle Sr. Águila que las revoluciones, las efervescencias sociales son producto de la maduración de las necesidades objetivas de una sociedad, es decir, la sociedad abolirá el régimen que sea (sin distinción alguna entre capitalismo, socialismo, esclavismo, comunismo científico, comunidad primitiva o feudalismo) si este la oprime al punto tal de hacer del cambio revolucionario una necesidad máxima y tajante, es decir, no importa qué modo de producción esté vigente, siempre se hechará al traste si el mismo eleva al máximo las contradicciones antagónicas en el seno de la sociedad misma (y esto es algo -hablando con su presuntuoso, pomposo y altisonante léxico- que no puede ser criticado desde la ciencia económica misma y aún menos desde la ciencia social o desde la ciencia histórica ya que lo antes mencionado lo hemos podido observar con la caída de los distintos modos de producción que han existido en la historia de las sociedades humanas).

La Unión Soviética nunca fue un modo de producción socialista por muchísimas razones pero así como no es Cristiano quien no ama a Dios sobre todas las cosas, así tampoco un país es Socialista si no paga la fuerza de trabajo por su valor de uso y no por su valor trabajo, es decir, si la ley del valor no deja de tener efecto en la fuerza de trabajo (una cuestión que sí se gestó en la Comuna de París), además, el principio del Socialismo Marxiano (porque existen varios tipos de Socialismo) se basa en la búsqueda de la extinción de las clases sociales y en la U.R.R.S. no se hizo eso, sino que por el contrario, surgió una nueva clase social, la clase del P.C.U.S., es decir, que se llegó a un punto tal que los únicos privilegiados, los únicos con acceso a todo tipo de derechos y concesiones eran los miembros del Partido Comunista de la Unión Soviética, una cuestión que se deriva de la deformación de las doctrinas Leninistas ya que la dictadura del proletariado se puede convertir en la dictadura del Partido Comunista, la dictadura del Partido Comunista se puede convertir en la dictadura del comité central y la dictadura del comité central se puede convertir en la dictadura del secretario general, es decir, pasar de una auténtica democracia a una completa dictadura pero como mencioné muchos párrafos atrás (e inclusive puse de ejemplo a Adam Smith) las deformaciones teóricas y sus respectivas consecuencias negativas que se gestan en la práctica por parte de los aplicadores de la teoría misma no son culpa del teórico, sino de la poco apropiada aplicación de la teoría misma, a veces por llevarse acabo demasiados modificaciones en la misma y a veces por hacerse una translación excesivamente mecánica de la teoría a la realidad.

También puede leer algo que me pareció tan risible como risueño, es decir, el hecho de decir "Lo que demuestra la "refutación" del señor Umpiérrez es hasta qué fondo intelectual anémico han llegado los defensores del marxismo después del derrumbe estrepitoso del campo socialista, que lo defienden con argumentos capaces de hacer, no sólo que se estremezcan los huesos de Marx en su tumba, sino que repita lo que dijo una vez en vida: "Yo no soy marxista".", una cuestión que interpretada de la manera más lógica nos da a entender que Marx negaba el Marxismo, ¿o qué nos quiere decir con semejante aseveración Sr. Águila?, no creo que otra cosa sino esa, quiero decirle que Marx en su vida sólo concedió 2 entrevistas y una de ellas fue a su hija, lo curioso es que en ambas entrevistas coincidieron 2 preguntas: 1- ¿usted es Marxista?, a lo cual él respondió: yo no soy Marxista, yo soy Marx (claro, mostrando la respuesta completa podemos inferir una cuestión totalmente diferente a la que en un inicio se podía haber inferido, es decir, teniendo la respuesta completa podemos entender que él quería decir que él no podía ser Marxista por tanto y por cuanto él era Marx, el creador de la teoría misma y que era ridículo plantearse si él estaba de acuerdo o no con sus teorías porque ello sería un absurdo lógico) y 2- ¿cuál es su máxima de vida?, a lo que él respondió: hay que dudar de todo.

Por favor hablemos de la negación dialéctica de lo que existe.

Es bien sabido que en los tiempos remotos los antiguos creían en muchísimos dioses y que el principal de ellos era el dios sol (en el caso de los egipcios -por ejemplo- era Horus) y que la negación dialéctica de el dios Sol era la noche y el dios de las tinieblas, es decir, Seth; si bien es cierto que la noche y el día no son en apariencia más que meros cambios de posicionamiento del globo terráqueo en dirección del sol y por ende cambios de posicionamiento en la luz que golpea el globo terráqueo mismo, es necesario mencionar que si las cosas fueran como se presentan la ciencia entera sobraría y que el sol es el artífice de toda la vida en el planeta (nos protege del frío, mediante la fotosíntesis les da alimento a las plantas, esta a su vez sirven de alimento para los animales herbívoros que a su vez sirven de alimento a los animales carnívoros y que todos ellos a su vez -junto con las plantas- sirven de alimento para el ser humano, etc.) -una cuestión de la cual los antiguos estaban conscientes y que era la razón fundamental de elevar al Sol al grado de máximo dios- y que la parte del planeta que recibe luz solar se convierte en un lugar donde existe muy poca vida (el caso de los polos y otras regiones frías) y es entonces que el universo mismo -junto con la naturaleza- funcionan de una forma tan armónica que La Tierra recibe la luz solar es la mayoría de sus partes de manera uniforme, sin embargo, no podemos olvidar el hecho de que si bien es cierto que las partes de La Tierra no luchan entre sí por obtener la luz solar sí podemos decir que una parte tiende a ocupar el lugar de la otra, que se encuentran en una unidad y que sus contradicciones son "no antagónicas" (que no se resuelven mediante la eliminación de una por la otra -espero que domine la jerga usted, Sr. Águila-) y que mantiene una especie de relación simbiótica de carácter mutual.

Y así podríamos seguir demostrando la validez de ciertas afirmaciones teóricas de poca relevancia como que el negro es la negación dialéctica del blanco y una serie de tonterías en las que usted se suele detener paras justificar sus argumentos antimarxistas, sin embargo, creo que el Sr. Umpiérrez ha dejado perfectamente claro lo demás y que cualquier argumento leído en su foro (ahora no me puede decir que únicamente he leído su "acápite de 5 párrafos") en contra de la argumentación del Sr. Umpiérrez no son más que meros aletazos de un pez atrapado, es decir, de un pescado.

"El verdadero motor de la historia, Carlitos Marx, no es la lucha de clases, sino la incesante generación de ruido interno en las cabezas individuales en contra de las creencias establecidas, que son no sólo la imaginación socializada, sino también la materializada", estoy seguro que más lo ha leído y que pronto se suscribirá a usted... debería de ver que el ruido en las cabezas individuales en contra de las creencias establecidas son una lucha de clases, de agrupaciones sociales, por un lado estarán los que creen que el capital y el trabajo son conciliables y del otro lado estarán los que creen que son completamente antagónicos y que lo único que queda es el combate o la muerte, la lucha sangrienta o la nada y que así está planteado inexorablemente el dilema (como lo dijo George Sand), es necesario destacar que las amplias mayorías creen por diversas razones (ausencia de conciencia de clase, ausencia de conocimiento teórico para explicarse los fenómenos sociales, conveniencias políticas, conveniencias económicas, conveniencias jurídicas, etc.) en la primera afirmación y los que creen en la segunda son los que inician la transformación revolucionaria de la sociedad y hacen que esta deje de ser estática, en una palabra, existe una lucha entre grupos sociales debido a sus diferencias no sólo ideológicas sino a sus diferencias políticas, jurídicas y culturales, es decir, ECONÓMICAS, y es esto lo que los lleva a entrar en contradicción entre sí, lo que es igual a esa frase tan altisonante para sus reaccionarios oídos: la lucha de clases.

Ahora soy yo quien le agradece por su tiempo y le sugiere ser un poco más objetivo y menos visceral, además de informarle que pronto tendrá noticias mías comentado su "artículo" titulado "La verdad es un acuerdo social, sobre un enunciado, de un grupo dado en un momento dado", hasta pronto.

Mauricio Gómez


Documentos relacionados:
"La excepción no niega la regla, sino que la confirma", dice Mauricio
Resumen biográfico radiográfico de Fidel Castro
«La Patria es de Todos.» Documento histórico cuya confección le costó años de cárcel a sus firmantes.