ARNOLDO ÁGUILA
Portada | Escribirnos | Selectos | Novedades | Biografía | Libros | Filosofía | Correo | Cuba | Comentarios | Foros | Amigos | Estadística | Esperanto |

BÚSQUEDA


MARXISMO Y CIENCIASx

        

Copyright © Arnoldo Águila



Debido a que algunos mencionan el carácter
"científico" del Marxismo o de Marx, resulta apropiado analizar a fondo este aspecto.

Este aspecto se puede analizar desde el punto de vista de la comunidad científica, desde el punto de vista de una comparación de la estructura ontológica de la doctrina marxista con la de las ciencias, desde el punto de vista de los marxistas, y desde el punto de vista filosófico, en específico de la filosofía concreta.

1- Desde el punto de vista de la comunidad científica

Existe una comunidad científica y debido al prestigio de dicha comunidad muchos grupos se autodenominan científicos para dar una prueba de veracidad o de seriedad de su doctrina, y se da el caso, inclusive, de Iglesias que se denominan también científicas.

El hecho de que una Iglesia se declare
científica o que otro cualquier grupo lo haga, no es de por sí una prueba de que en efecto ese grupo practica una actividad científica.

Y la prueba de fuego que debe pasar cualquier grupo aspirante a esa calificación es que sea aceptado por la comunidad científica ya establecida como tal.

La comunidad científica jamás aceptó al marxismo como ciencia. Ni siquiera una parte de esa doctrina, la Economía Política Marxista, fue aceptada como ciencia.

Es el mismo caso de alguien que se declarara católico y la Iglesia Católica dijera que el individuo en cuestión no fue bautizado, no fue confirmado, y no asiste a misa.

2- Comparación de la estructura ontológica de la doctrina marxista con la de las ciencias

En primer término ninguna ciencia es patrimonio de un individuo particular y ninguna es incambiable. A pesar de que Darwin con su teoría (el darwinismo) hizo un aporte grande, su teoría ha sido comprobada en parte, contrastada, mejorada mediante varias variantes de la misma por una serie de grupos científicos diferentes, antropólogos, biólogos, zoólogos, genetistas, etc.

Las ciencias se basan en la observación, recolección de datos, formulación de hipótesis, predicción sobre fenómenos no observados y experimentos en los casos posibles, y consecuentemente se abandonan las hipótesis fracasadas, y las exitosas se transforman en tesis o se amplían reiniciando el proceso que no se considera terminado nunca.

Se puede decir que el marxismo-leninismo se basó en la observación, en la recolección de datos, en la formulación de hipótesis, y en la realización de los experimentos sociales, pero no se produjo ningún enriquecimiento, ni reformulación de hipótesis, manteniéndose prácticamente con las hipótesis iniciales. Por ejemplo, aunque en la práctica lo que existía era la Dictadura de un Partido, se seguía diciendo que la Dictadura era del Proletariado.

El marxismo sufrió transformación tan sólo por parte de Lenin y prosiguió sin grandes cambios, sin ser objeto de revisión y enriquecimiento. Incluso en los países donde era la doctrina oficial, no sólo se criticaba a quien tratara de mejorar algún punto de la doctrina contrastando la teoría con la práctica, sino que se los tildaba de cometer el "crimen alevoso" del "revisionismo" y ser "revisionista" no sólo era un mote denigratorio, sino causa suficiente para sufrir persecución y cárcel.

La doctrina marxista es ajena a la estructuración de las ciencias como continua recolección de datos, formulación de hipótesis, constatación con los experimentos, abandono, reformulación de hipótesis y repetición incesante de este proceso.

3- Lo que dicen los Marxistas

Marx consideró que él estaba haciendo ciencia y que su "microscopio era la abstracción", pero también expresó en las Tesis sobre Feuerbach que la práctica era el criterio de la verdad y en esto último hay coincidencia con el punto de vista de las ciencias y si miramos a la Filosofía Marxista como un conjunto de hipótesis destinadas a ser comprobadas por la práctica, podemos pensar que en la época del surgimiento de esta doctrina, la misma podía decir que aspiraba a ser una ciencia.

Las primeras inconsistencias de la doctrina marxista en su aplicación fueron que la revolución tenía que ser encabezada por el proletariado y que por consecuencia, debería comenzar por los países más desarrollados (por varios), que obviamente poseen un proletariado más numeroso. No sólo Lenin cambió esta interpretación mediante la creación de un Partido de Nuevo Tipo (altamente centralizado), sino que cambió el objetivo de países más desarrollados a menos desarrollados y obviamente entonces no fue el proletariado quien encabezó la insurrección, e incluso, ni siquiera fue la parte de la población que sostuvo el peso de la lucha. La Revolución China fue otro ejemplo de cómo las previsiones de Marx fueron echadas a un lado al ser los campesinos los elementos claves de la revolución. Una violación, incluso del leninismo, fue la Revolución Cubana, en la que bajo el pretexto de una rebelión para restaurar la democracia en contra de un golpe de estado, se fue transformando subrepticiamente el proceso, por la demagogia de un caudillo, en una revolución comunista, sin la actuación de un Partido Comunista que condujera dicho proceso, y sin advertirle a nadie del objetivo real que se pretendía.

Una vez obtenido el poder según Marx se instauraría la
"dictadura del proletariado", pero en realidad lo que se instauró fue la dictadura del Partido Comunista y el Secretario General, Primer Secretario o Presidente del Partido obtuvo poderes equivalentes a las de un Rey. Este último cambio debió constituir por sí sólo un llamado de alerta sobre la existencia de una deficiencia seria de la doctrina, sobre todo porque se repitió en todos los países donde se instauró un sistema basado en el marxismo, con la existencia de un Dictador con poderes casi absolutos, que con su personalidad impregnaba todo el sistema, pues no era lo mismo el sistema con Stalin, con Jruschov, con Tito, con Mao, con Den Xiao Pin, con Ceassesscu, con Pol Pot, con Fidel, etc.

Pero sin ser muy exigentes, se puede decir que los marxistas, desde su punto de vista, tenían algún fundamento en calificar su doctrina como
"científica", porque habían partido de una doctrina teórica de conquista del poder, lo habían conquistado en muchos países, habían transformado la estructura social de los mismos y sobrevivieron durante un tiempo dado.

Es decir, que aunque desde otros puntos de vista se podía rechazar el carácter científico del marxismo, desde el punto de vista de los marxistas era coherente en aquella época defender esa calificación.

Ahora bien, el campo socialista mundial ha desaparecido. La URSS, primer país del mundo en donde se puso a prueba el marxismo, ha desaparecido. En la inmensa mayoría de esos países se ha ido restableciendo el capitalismo. En China el Partido Comunista sigue gobernando, pero está haciendo regresar al país al capitalismo.

¿Desde el punto de vista marxista se puede todavía mantener que el marxismo es una ciencia?

Marx sostuvo que la práctica era el criterio de la verdad y la práctica ha demostrado que la teoría marxista ha fracasado. Hoy en día no es coherente, ni siquiera desde el punto de vista marxista, decir que el marxismo es científico.

La primera ley del materialismo histórico dice que el motor de la historia es la lucha de clases, ¿qué lucha de clases movió la historia para cambiar el régimen socialista de la URSS y demás países hacia el capitalismo si ya no existía clase burguesa en los mismos?

La segunda ley del materialismo histórico es que las transformaciones cuantitativas dan lugar a los saltos cualitativos (revoluciones). Es decir, poco a poco las fuerzas productivas van desarrollándose cuantitativamente hasta que las relaciones de producción capitalistas se convierten en un freno para ese desarrollo. Entonces la revolución socialista destruyó las relaciones de producción capitalistas y las sustituyó con las relaciones de producción socialistas. Pero en los países socialistas que pasaron al capitalismo no hubo pequeños cambios cuantitativos que llevaran a una transformación cualitativa, a una revolución. ¿Qué paso con la contradicción entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción que voluntariamente retrocedieron a la etapa anterior capitalista? El
"retroceso" del sistema socialista al capitalista contradice esta segunda ley.

La tercera ley del materialismo histórico o ley de la negación de la negación sostiene que el avance social es en espiral y plantea el esquema comunismo primitivo - esclavismo - feudalismo - capitalismo - socialismo - comunismo. Obviamente el regreso de la casi totalidad de los países del socialismo al capitalismo incumple por completo esta predicción.

Es decir, ninguna de las tres leyes del materialismo histórico puede explicar satisfactoriamente lo que le ocurrió al campo socialista, por lo que es absurdo hoy en día que un marxista diga que su doctrina es científica, cuando Marx mismo dijo que la práctica era el criterio de la verdad.

4- Desde la Filosofía Concreta

El primer error de Marx fue su planteamiento de que la misión de la filosofía no debía ser entender el mundo, sino transformarlo, porque ¿cómo usted sabe que hay que transformar al mundo si no lo conoce?

Obviamente hay una premisa oculta de que
ya usted lo entiende como algo que hay que transformar.

Por otra parte, si usted desea transformar lo que usted quiere conocer, ese deseo vicia el resultado de la investigación que usted emprende, que se supone debe estar libre de cualquier prejuicio.

Marx consideró que él estaba haciendo ciencia y que su
"microscopio era la abstracción", pero la "abstracción" no es algo objetivo, la "abstracción" es personal, por lo que la frase con exactitud debe se expresada así "mi microscopio está conformado por MIS abstracciones", porque resulta obvio que las abstracciones de Marx son un "instrumento mental"; es decir, no son un instrumento real en modo alguno y constituye tan sólo una metáfora referirse a la "abstracción" como un tipo de instrumento y ¿cómo se puede aspirar a hacer ciencia mediante metáforas?

El marxismo declaró que la Religión era el opio de los pueblos, porque no comprendió nunca que la religión era una forma particular de las creencias, porque no comprendió que el "conocimiento" es también una forma particular de las "creencias", porque no comprendió que toda creencia tiene una base abstracta, que mientras más abstracta, más irreal y embriagadora, porque no previó la posibilidad de convertirse él mismo en un opio que llevaría a la muerte a millones de personas. La historia del marxismo, nacida del "microscopio de la abstracción", como declaró el mismo Marx, bajo el estandarte de filosofía "científica", y convertida después en la religión oficial de algunos Estados en el mundo, es precisamente una prueba diáfana de que las abstracciones que conforman las creencias son el verdadero opio, no sólo de los pueblos, sino también de los filósofos, de los intelectuales embriagados con los resultados portentosos de su materia gris.

No se puede decir que Marx era una persona modesta: el pretendió descubrir por qué el primate se hizo hombre; descubrió el secreto de la historia no sólo pasada, sino la presente y la futura. Llegó a pronosticar incluso el final de la historia, pues con la llegada al comunismo desaparecería la evolución social. Y todo eso lo descubrió con el milagroso microscopio de sus abstracciones portentosas. A pesar de que él quería tan sólo transformar al mundo le dio explicación a prácticamente todo lo que existe.

Toda abstracción es simplemente peligrosa, porque embriaga, genera fe, y el único remedio que existe es volver rápido a lo concreto, a lo palpable, y por ello las ciencias que cumplen ese retorno rápido son la fuente de nuestros progresos.

La humanidad es un sistema caótico.

En los sistemas caóticos, por ejemplo, los rápidos de un río, usted coloca dos partículas iguales en todo, cerca la una de la otra, y al final las dos partículas terminan muy lejos la una de la otra. Es imposible calcular, aunque se conozcan todas las fuerzas involucradas, el destino de cada cual.

Los individuos tienen voluntad propia, no son ni siquiera partículas inanimadas sujetas tan sólo a fuerzas externas, por lo que es prácticamente imposible hacer una ciencia que permita pronosticar el futuro de la humanidad o que pueda determinar con exactitud el rumbo adecuado. Mucho menos es el campo propicio para realizar experimentos con millones de seres humanos.

Los marxistas hoy en día no abrazan una filosofía, sino cuando más, a una creencia más propia de una secta religiosa, porque tuvo su momento histórico en el que podía probar que era cierta, y no lo pudo hacer, fracasó, y sólo la fe es la que mantiene a los que aún creen en la resurrección de ese muerto.



Ir a la Sección Cuba


Ir a la Sección Correo



Documentos relacionados:
¿Por qué socialismo no?(Remedando a Albert Einstein)
LA ESENCIA HUMANA:ARTIFICIO VS. NATURA
BIOGRAFÍA O RADIOGRAFÍA DE FIDEL CASTRO
BIOGRAFÍA O RADIOGRAFÍA DE ERNESTO "CHE" GUEVARA: EL MITO DEL SIGLO VEINTE
Forme parte de los elegidos.
De los que ven todo claro.
Conozca lo que quieren ocultar.
Oriente a los desorientados.
Brille, enseñe.
Posea la clave la historia en sus manos.
Para más detalle cliquee aquí.

Ediciones Pisces-Eagle



Click on the flag for translating this web from this point forward