Portada | Escribirnos | Selectos | Novedades | Biografía | Libros | Filosofía | Correo | Cuba | Comentarios | Foro | Amigos | Estadística | Esperanto |
Para ir a otros temas del libro cliquee aquí Translate this Web site from this point forward
Pregunte, opine,vaya al formulario, cliquee aquí

BÚSQUEDA


Para escribirnos vaya AQUÍ
Lea la política del correo antes de escribirnos


     El ejemplo de Cuba

    Cuba es un ejemplo típico de estas realidades.

    En contra de la dictadura de un año y pico de duración de Fulgencio Batista, que sólo afectaba a las instituciones democráticas y a determinados aspectos de la libre expresión, en una Cuba de economía floreciente, al contrario de lo que la propaganda comunista ha hecho creer a muchos en el mundo, Fidel Castro, un joven líder estudiantil de poca monta en aquel entonces, con antecedentes gansteriles,
centra el foco de la atención pública sobre sí[1] mediante un extraño[2] ataque contra un cuartel.

Para bien o para mal, de un modo que incluso sus peores enemigos jamás podrán borrar, Fidel Castro ha incrustado su nombre como líder político en la historia del mundo, como lo hicieron Lenin, Stalin, Hitler, Mussolini, Mao, etc., desde luego, de modo muy diferente a como lo hicieron Ghandi, Washington, Jefferson, Roosevelt, De Gaulle, Martin Luther King, etc.

Nació de una unión consensual el 13 de agosto de 1926 entre un inmigrante español rico dedicado a la producción azucarera y una sirvienta y no fue reconocido de inmediato, lo que ha dado pie a algunos para sustentar la hipótesis de que su odio a los ricos está entrelazado con su experiencia personal.

    Obtuvo el título de leyes en la Universidad de La Habana en 1950 junto con cierta reputación gansteril. Él reconoció una vez, quizás para justificar esa acusación que arrastraba de sus años mozos, en un círculo de revolucionarios, uno de los cuales me lo relató en aquella época, que por un diferendo con un profesor, él le obligó a punta de pistola a escuchar la recitación de memoria sobre un largo tema de un libro, objeto de la discrepancia. Es obvio que aquí encontramos un leit motiv o lo que los jueces consideran un patrón de conducta: Fidel no duda en aplicar la intimidación a cualquiera que tenga una discrepancia con él, no importa quién sea el que discrepe. Por otra parte, hace gala de su memoria fotográfica, que confunde con sabiduría.

Se adhirió al movimiento "ortodoxo", aunque nunca obtuvo la confianza de Eduardo Chibás, quien lo lidereaba y quien se inscribió en la historia cubana como uno de sus dirigentes más ilustres y limpios, a pesar de o gracias a su suicidio, ideado como un aldabonazo para despertar la conciencia de los cubanos.

Como reacción armada contra el golpe de estado dado por Fulgencio Batista que había dado al traste con la sucesión democrática el 10 de marzo de 1952, planea y ejecuta con Abel Santamaría un asalto contra el cuartel Moncada en Santiago de Cuba el 26 de julio de 1953. Nótese que el asalto se produce a sólo un año del golpe militar.

Este ataque no fue dado por un grupo destacado de la oposición política que existía en contra del general Batista, oposición que buscaba en ese momento una salida democrática a la situación, sino por un grupo totalmente desconocido, pues Fidel era un desconocido en Cuba.

Era absurdo pensar que con tan sólo un año y algo de dictadura incruenta ese ataque fuera a galvanizar a un pueblo como para provocar el derrocamiento del régimen. Faltaba lo que en términos marxistas se conoce como la "situación revolucionaria".

    
El ataque no fue en modo alguno un medio real para derrocar a Batista, sino un golpe de estado en contra de los políticos antibatistianos de la época, un medio de atraer la atención pública, el foco político, hacia los ejecutantes del ataque y sobre todo a sus dirigentes. Nótese que luego Chávez en Venezuela copia este procedimiento y logra resultados similares.

Fidel Castro y sus compañeros fueron juzgados por el asalto sangriento a un cuartel en la dictadura de Batista por un tribunal civil, en el que uno de los jueces, Urrutia, los consideró inocentes. Fueron condenados a más de diez años de cárcel, cárcel que Fidel en sus cartas a su amante describe como el cuarto de un hotel, y fueron a los catorce meses, amnistiados. Quisieran los que han sido prisioneros de Fidel no haber sido fusilados como los fueron muchos, o condenados a larguísimas penas que han tenido que cumplir en su totalidad en condiciones infrahumanas. Estas diferencias de procedimiento entre la dictadura de la burguesía y la dictadura del proletariado en Cuba no deben ser pasadas `por alto.

Fidel, después de ser amnistiado, encabeza una lucha guerrillera que lo lleva al poder en 1959. Es muy importante que se valore la traición que desde el comienzo mismo comete Fidel, porque él alcanza el poder habiendo engañado a todo el mundo, porque él no aclaró que luchaba por cambiar el sistema total, por establecer el comunismo. Por lo tanto, los que murieron en esa lucha hasta ese entonces, no supieron nunca que habían muerto por establecer el comunismo en su patria. Los que lucharon y sobrevivieron contra la dictadura de Fulgencio Batista, pero no estaban de acuerdo con el comunismo fueron desalojados del poder, perseguidos o asesinados.

Fidel, después del triunfo, organiza lo que llama primero
Partido Unido de la Revolución Socialista, y más tarde lo renombra como Partido Comunista de Cuba.

En Cuba ocurrió lo mismo que ocurrió en todos los países que se estableció el comunismo, se abolió la propiedad privada, la burguesía fue expropiada, la mayoría se fue del país pobre y la mayoría se estableció en los Estados Unidos de América, de los cuales la mayoría se estableció en Miami y ahí tras largos años de duro trabajo volvieron a adquirir riquezas y adquirieron de nuevo poder político. El hecho de que el sistema comunista cubano haya despeñado a Cuba de su posición como uno de los países más avanzados de América Latina, a la actual, de una pobreza comparable a la de los países más pobres es significativo con el hecho del triunfo de los cubanos en Miami.

La ineficiencia económica del sistema comunista está plenamente comprobada durante decenios dentro de una misma nacionalidad. Léase Corea del Norte y Corea del Sur, Alemania Oriental y Alemania Occidental, China y Taiwan, etc. Y los que aún creen en el comunismo debieran dar una respuesta a este hecho. No cabe duda que la eliminación de la propiedad privada atenta contra la iniciativa individual y que esto va en contra del éxito económico de un país.

El sistema comunista le permitió a Fidel Castro un absolutismo que dictadores como Fulgencio Batista nunca tuvieron. Porque Fidel establece un poder que excluye toda libertad política de oposición, impidiendo la existencia de partidos políticos, impidiendo toda libertad de expresión no tan sólo sobre política sino sobre cualquier tema. Los periódicos son suyos, las emisoras de radio son suyas, los canales de televisión son suyos. Decir que estos medios son estatales es un chiste de mal gusto, porque el Estado completo es propiedad del Partido, el Partido es propiedad del Buró Político, y el Buró Político es propiedad del Primer Secretario, y el Primer Secretario es Fidel, que es además Presidente del Estado, y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas.

    Todos los cubanos saben que Fidel es el mejor agricultor del país, que es el que decide qué cosa se siembra, en dónde, cuándo y por quiénes, el que decide los cruces de ganado que se hacen en todo el país. Él es quien determina dónde y qué se construye, es, sin dudas, el mejor arquitecto del país. Él lo sabe todo y cuando con gesto magnánimo ha permitido que alguno de sus adláteres haga algo por sí mismo, después él ha venido detrás y ha destruido todo lo hecho. Sé que algún extranjero puede pensar que esto es una exageración de mi parte, pero pongo de testigo a más de diez millones de cubanos. El último dictador rumano comunista hacía lo mismo. ¿No dejó Kim Il Sung a su hijo de príncipe heredero en Corea del Norte?

    Ese fenómeno responde a la ley universal piramidal,
cuando no se equilibran adecuadamente las fuerzas de atracción o integradoras con las fuerzas de repulsión o disociadoras. El desconocimiento del marxismo de estos dos tipos de fuerzas sociales y de la necesidad imperiosa de un equilibrio dinámico de ambas lo lleva a igualar dos situaciones esencialmente distintas: la dictadura burguesa y la del proletariado. En la sociedad capitalista existen muchas pirámides que tratan de crecer y nuclear y en ella también resulta pernicioso el monopolio, aunque por la naturaleza de la propiedad individual las tendencias disociadoras o de repulsión son grandes. Es decir, en primer término, no existe burguesía como un ente real y único, sino como una categoría clasificatoria funcional, y en segundo lugar, no existió dictadura del proletariado, sino dictadura personal sobre un Partido militarizado que ejercía su control a través de una Nueva Clase verdaderamente real por su disciplina y unidad. En la sociedad comunista donde desaparece la individualidad económica, la fuerza cúspica no está compensada por la fuerza disociadora de los individuos y se desboca para construir un monolito inmóvil y absoluto que aplasta toda individualidad, menos la del Uno.

    ¿Por qué entonces ese arraigo de la
Revolución Cubana, de Fidel Castro, a pesar del abrumador fracaso no sólo del comunismo en el mundo, sino también en Cuba?

    Porque Fidel ha sido un maestro de la propaganda y en el arte de cuidar su imagen pública. La educación y la salud pública han sido piezas claves de la propaganda del régimen. No importa que para tener ese nivel el país tuvo que ser subsidiado por la URSS y que cuando ese subsidio cesó bajara la calidad de esos servicios. La imagen se mantiene porque para muchos pueblos es una esperanza inalcanzable. Fidel, con astucia, regala escuelas y envía médicos por doquier sin medir para nada lo que le cuesta en recursos al pueblo cubano empobrecido, porque el extranjero no ve eso, sino la escuela y el médico que llega.

    El extranjero no ve que los enfermos cubanos no tienen medicinas, sábanas, ni los cuidados requeridos. El extranjero no ve que las escuelas se caen deterioradas, ni que la enseñanza está politizada, ni que luego los graduados no tienen trabajo, ni que muchas graduadas se tienen luego que hacer prostitutas, como lo ha reconocido Fidel en discursos varias veces. Nada de eso importa. Lo que importa es una imagen idílica de un país con educación y atención a la salud gratuitas.

    Y Fidel cautiva a muchos por su ardiente antiimperialismo y es que el odio mueve más que el amor. Es tan enfermizo el sentimiento antinorteamericano en nuestros pueblos que cualquiera que se yerga ante los Estados Unidos de América pasa a ser de inmediato un héroe.

    Ese
héroe sin embargo, fue capaz de proponer prácticamente el fin del mundo. En la crisis de Octubre de 1962, Fidel le propuso a Jruschov que asestara el primer golpe nuclear. Obviamente Cuba sería la primera en sufrir, pero el mundo no saldría muy bien parado de una guerra termonuclear.

    Los latinoamericanos tienen un Cuba un ejemplo cercano de cómo un remedio extremo, el comunismo, lleva un país económicamente fuerte a la miseria más extrema, de cómo un país con una prensa libre se transforma en una prensa única con una sola opinión, la del Comandante en Jefe, de cómo se transforma un país sin pena de muerte y sin presos políticos, en una carnicería despiadada, repleta de prisioneros políticos, y convertida toda la isla en una enorme prisión. Nunca antes había habido balseros, cubanos que escaparan de la isla en balsas frágiles. Eso es un logro más del régimen comunista cubano.
-----------------------------------------

[1]Una vez que se lea la parte correspondiente a la Teoría del Foco se comprende mejor el sentido de lo que quiero decir, que no es más que dar un ejemplo de cómo el foco es el centro de un acontecer y cómo ese foco busca o tiende transformarse en algo existencial, en estructura, en cúspide de una pirámide.

[2] El ataque resulta extraño porque ese mismo cuartel quizás podía ser tomado mas tarde ese mismo día sin grandes esfuerzos y además, por algunas características de como se desarrolló. Hay quien piensa que Fidel no quería en realidad capturar el cuartel. En este caso hay incluso una curiosa coincidencia con lo que le ocurrió a Hugo Chávez en Venezuela cuando su intento de golpe de Estado.

Copyright © Arnoldo Águila
Para ir a otros temas del libro cliquee aquí
Para escribirnos vaya AQUÍ
www.arnoldoaguila.com

Documentos relacionados:
Biografía o radiografía de Fidel Castro
Preguntas de lectores y respuestas
La dictadura del proletariado
La lucha de clases
El Partido de Nuevo Tipo
El Pincipio Piramidal
La sociedad comunista
¿Qué es la Filosofía Concreta? (En forma de preguntas y respuestas)
La Filosofia Concreta para "Dummies"
Por favor, conteste esta encuesta para poder mejorarle el servicio gratuito que le ofrecemos
 
¿El ejemplo de Cuba está bien explicado? Escriba su opinión.
¿Ha visto otras explicaciones? Compárela con esta.
¿Llegó navegando por estudios escolares, por curiosidad propia o por casualidad?
Si vino por razones escolares, diga curso, institución, y país.
¿Qué cosa le ha llamado más la atención de está página o del sitio?
¿Qué nos sugiere?

   


Click on the flag for translating this web site from this point forward