ARNOLDO ÁGUILA
Portada | Escribirnos | Selectos | Novedades | Biografía | Libros | Filosofía | Correo | Cuba | Comentarios | Foros | Amigos | Estadística | Esperanto |

BÚSQUEDA


Translate this page

ARGENTINOS QUE VISITARON CUBA
        

Soy una argentina que he visitado varias veces a Cuba

Este es un valioso testimonio que se une al del Héctor W. Navarro tanto en lo que dicen, como en que son dos extranjeros, argentinos ambos, que estuvieron en Cuba, no para viajar con guías, del gobierno, no cegados por la fe rabiosa en una utopía, sino para ver la realidad descarnada y cruda, la realidad real, no la deseada. A continuación de esta carta, repito la que puse en otro lugar de este mismo sitio ya hace algún tiempo, de otro argentino. (Nota de A.A.)

From: "Cristina" @ciudad.com.ar
To: @arnoldoaguila.com
Subject: = Soy una argentina que he visitado varias veces a Cuba
Date: Sat, 28 Oct 2006 14:21:10 -0300

Soy argentina, no suelo viajar, pero en el 2001, fui a Cuba porque chateaba con cubanos y quería ver con mis propios ojos como vivían, no lograba comprender que se arrojaran al mar, con bebés inclusive poniendo en tela de juicio el instinto básico de conservación, además llamaba mi atención que compatriotas míos con ideas de izquierda y amantes de Castro y su gobierno jamás habían estado allá y no tenían en sus planes ir a vivir a aquel "paraíso".


Estuve un mes la 1º vez, alquilé casa, y caminé La Habana, casi siempre de noche pues el sol me daña mucho, todo lo que publicás es cierto y mas...

No fui a casi ningún sitio turístico ya que lo que cobran estaba fuera de mi presupuesto de gastos así que pude sentirme como extranjera sin dólares, con lo que ello significa, pero.... me ayudó a ver la realidad.

Tuve mil sensaciones que marcaron y aprendí mucho, los cubanos son optimistas, luchadores, solidarios, (dando lo que tienen, no lo que les sobra), creativos, machistas, apasionados en todo lo que hacen, responsables, demasiado amantes del ron para mi gusto y avanzando con las drogas aunque recién comienzan parece, trabajadores, educados, con valores, de mente abierta en contraste con lo que viven, no tienen muchos hijos porque saben que no podrán alimentarlos de manera apropiada, la comida es un tema desesperante allá, a mi me encanta cocinar y no lo hago mal pero no es posible hacer milagros y nadie cocina sin elementos, me refiero a alimentos y a elementos de cocina, las heladeras son de museo...¡donde las hay!, tener una hora de agua día por medio no ayuda tampoco a cocinar, ni a nada.

La 2º vez estuve 2 meses y fui a: Holguín, Las Tunas, Santiago, pasé por SS y La Habana claro, es distinta la vida en oriente, se consigue mas comida y las frutas y verduras cobran dimensiones mas aproximadas a lo que estamos acostumbrados a ver, hay mas acceso a la carne, (siempre con dól en el bolsillo claro está).

Se ven las diferencias de los que cuentan con alguien en el exterior que les envía dinero y los que no, los que alquilan casas o tienen algún contacto con turistas están mejor económicamente también.

La 3º vez estuve 3 meses en La Habana, me prestaron un departamento, con el riesgo que eso significó para sus dueños, pude ir con libreta a la bodega y ver la realidad de las entregas, considerar un lujo 1/4 kilo de galletitas de agua, esta última vez ya había una libra de fideos, conseguir fósforos es utópico, saborear las cosas ricas que preparan casi sin nada y venden para sobrevivir, alimentar los contados perros que he visto en Cuba abandonados, la gente me miraba sin comprender porque les daba de comer, les expliqué cuanto quiero a los animales y terminaron aceptándome e incluso diciéndome por donde los habían visto cuando no los encontraba, (esto fue en Alamar), me encariñé con la gente de los agros, la panadería, hice colas infinitas para conseguir papas que me encantan, aprendí a hacer frijoles y compartí mi forma de hacer pollo con papas o bocadillos de acelga por ejemplo.

Estuve en una escuela primaria, soy docente, y me encantaron los grupos de pocos chicos y lo educados que son, (me hicieron recordar a los de mi país hace 50 años), aprenden para saber no por la nota, les enseñé a hacer un plegado en papel con permiso de la maestra, claro está, y fue una expriencia maravillosa, son hábiles y rápidos, preguntaron atinadamente sobre mi país y sobre mí, nos despedimos con pena de mi parte pues me hubiera gustado poder ir nuevamente.

La medicina para los extranjeros será buena, no lo se, pero para los cubanos es pésima, no hay nada, ni anestesia para sacarse una muela o arreglarlas, ni algo tan simple como gotas para una conjuntivitis que allá es epidémica y les cuesta la vista a muchos cubanos por queratosis al usar muchas veces gotas inadcuadas para las virosis.

Ni hablar de los turnos y esperas para la atención.

Lo que me extrañó es lo sucios que están los hospitales porque los cubanos son las personas mas limpias que he conocido, aún sin elementos para serlo.

Me encantó el malecón, aunque vi sacarles la pesca a los que estaban allí pescando, vi la prostitución abierta con extranjeros, pasé con cuidado por las calles de habana vieja pues parece que los edificios se te caerán encima en cualquier momento, envidié el sentido del ritmo y la gracia de los cubanos, pedí "el último" mil veces en colas de guaguas y camellos, viajé en camión, moto, bicitaxis, cocos, taxis ¡hasta en tractor!, fui al super de la calle 70 en Miramar ya Carlos III, con dól claro, me molestó muchísimo que me controlaran cada cosa comprada a la salida mientras los congelados esperaban y perdían la cadena de frío en la misma proporción en que yo aumentaba mi caluroso enojo.

Hice amistades muy queridas, me enseñaron a compartir, me hicieron sentir como en mi casa. La gente es absolutamnte maravillosa.

En fin ya demasiado te he molestado con tanta cháchara, gracias por hacer estos envíos,

Cristina.


-------------------------------------------------------

Con permiso de Héctor W. Navarro publico aquí un mensaje que escribió en Yahoo, que es un testimonio sobre Cuba de inmenso valor, porque es un argentino, fue comunista y viajó a Cuba creyendo que ahí se construía el verdadero socialismo.

HÉCTOR W. NAVARRO

Yo fui afiliado del Partido Comunista Argentino. Luego fui uno de los fundadores del Partido Comunista Revolucionario.

Fui Secretario General del Centro de Estudiantes de mi Facultad de Derecho. Cuando murió el Che me llevaron preso por haber colocado su imagen en la Facultad.

Si bien ya no tenía ilusión alguna, por el contrario, sobre lo que era el estalinismo, creí que en Cuba se estaba haciendo el verdadero socialismo, un socialismo con rostro humano.

En 1998 viajé a Cuba para cubrir la visita del Papa para un canal de televisión argentino. Estuve un mes y medio. Pensaba unir trabajo con vacaciones. Luego de la primera semana inicial en que me deslumbraron las playas de arenas coralinas, las aguas verdiazuladas y la maravilla de La Habana vieja y su gente empecé a ver cosas preocupantes que me hicieron una especie de "click" mental, un llamado de atención.

Te cuento: Pequeñas cosas. Cuando les pedí a un grupo de músicos que tocaban en la playa de Santa María que tocaran esa canción dedicada al Che ("y tu querida presencia, Cmdte. Che Guevara") y les dije que yo era rosarino como el Che creí que los halagaría. Por el contrario pusieron "cara de culo" como decimos los argentinos. La tocaron porque yo era el que pagaba (diez dólares por veinte minutos de música) Como los del partido se creyeron que yo era alguien importante en la Argentina (lo que no es así, por supuesto) por aparecer en la televisión me prepararon encuentros con artistas cubanos. En uno con los artistas jubilados les conté lo mal que estaban las viudas de los jubilados (las pensionadas) que solamente cobraban U$A 150 por mes y que todos los miércoles le hacían una caceroleada a Menem por esa causa.

Yo creí que los jubilados cubanos se horrorizarían pero me miraban como fascinados y con cara de piedra al mismo tiempo. ¡Me da vergüenza! A los pocos días supe la causa:
los jubilados cubanos cobran tres dólares y medio por mes.

Y salvo los pocos y malos artículos de la cartilla de racionamiento todo se debe comprar en dólares. Y muy caro. Me horroricé cuando supe que el litro de aceite costaba U$A 2,30 en Cuba. En Argentina costaba entre 70 y 80 centavos de dólar el litro.

Me indignó ver que en los pueblos del interior, donde no van los turistas, hay negocios donde se paga todo en dólares. Son negocios donde el gobierno recauda los dólares que los exiliados de Miami les envían a sus familiares en Cuba para que no mueran de hambre.

Es actualmente la mayor fuente de divisas de Cuba y tiene una enorme ventaja ante el hecho de que la economía cubana es esencialmente inexistente: no requiere de contraprestación alguna porque son donaciones. A diferencia del turismo donde al turista hay que darle algo a cambio de su dinero.

¿Igualdad? Para nada. Los turistas y los jerarcas del partido tienen lo mejor: sanatorios lujosos viajes al exterior, las mansiones expropiadas. El pueblo simplemente tiene hambre: Los niños a partir de los siete años no tienen derecho a tomar leche. La carne de vaca se reserva para los turistas.

Y si un cubano mata una vaca tiene una condena peor que si matara a un hombre. ¡Aunque sea suya y la haya criado! Es obligatorio registrar los nacimientos de vacunos en un registro más estricto que el de la gente.

Resultado: Una gran epidemia de ceguera causada por el beriberi, al que el gobierno cubano llamó "neuropatía óptica" porque le daba vergüenza tener esa enfermedad del extremo subdesarrollo.

El beriberi es causado por falta de las vitaminas liposolubles, que se encuentran en la grasa de la carne. Ocurre que los cubanos debieron transformarse en vegetarianos a la fuerza.

Recorriendo Cuba te das cuenta de que las estadísticas de salud que propagandiza el gobierno son falsas. La gente anda flaca, con las ropas que les bailan. No ves un solo gordo en Cuba. En Cuba no sería posible armar como en Brasil una comparsa de esas hermosas negras de Bahía, bien gordas y vestidas de blanco. Los negros, en especial, son los que se mueren de hambre en Cuba.

Pero tal vez lo que más me conmovió en Cuba (y me abrió los ojos) es ver la amargura de la gente, la falta de esperanzas. Me decían que ni siquiera con la muerte de Fidel había esperanzas, porque me decían que el sucesor, Raúl, es peor que Fidel.

¿No te llama la atención estas monarquías socialistas, donde el hijo sucede al padre, como en Corea del Norte, o los hermanos entre sí como en Cuba? ¿No te dice nada eso?

¿Dónde está la "democracia popular" si ya sabemos que Raúl sucederá a Fidel en el trono?

Te podría escribir horas, Nahuel, sobre las situaciones de espanto que me contaron los cubanos. Y las que yo mismo vi. Solamente algo muy significativo: En el mes y medio que estuve nadie me señaló nada positivo.

Y hablé con centenares de personas.

Los que hablamos español tenemos ese privilegio, poder hablar con la gente si uno visita Cuba. Pero si lo haces se te arruinarán las vacaciones, tal es la amargura que se destila.

Sin embargo yo estoy muy contento de haberlo hecho. Me podía haber muerto creyendo en el socialismo como forma económica y política.

Ahora ya nadie me puede hacer el cuento. Ya he visto que en Cuba es la misma mierda que ha sido en Rusia y toda Europa Oriental.

Y haberlo comprobado fue la experiencia humana más importante de mi vida.

Saludos
Héctor



Documentos relacionados:
Resumen biográfico radiográfico de Fidel Castro
¡Cuidado, che!(Advertencia a los argentinos de un cubanito)
«La Patria es de Todos.» Documento histórico cuya confección le costó años de cárcel a sus firmantes.



--

Por favor, conteste esta encuesta para poder mejorarle el servicio gratuito que le ofrecemos
 
¿Qué cree de estas opiniones?
¿Ha leído otras opiniones de personas que hayan visitado Cuba? Compárelas con ésta.
¿Cómo llegó a esta página? Si vino a través de un buscador ¿pudiera decir cuál?
¿Pudiera decirnos su grado de escolaridad?
¿Qué cosa le ha llamado más la atención de está página o del sitio?
¿Qué nos sugiere?

   


Ir a la Sección Cuba

Ir a la Sección Correo

Click on the flag for translating this page