ARNOLDO ÁGUILA
Portada | Escribirnos | Selectos | Novedades | Biografía | Libros | Filosofía | Correo | Cuba | Comentarios | Foros | Amigos | Estadística | Esperanto |

BÚSQUEDA




Para escribirnos vaya AQUÍ

Regresar a la sección "Cuba"

COMENTARIO SOBRE EL DISCURSO DE FIDEL
ó
VAMOS A HABLAR DE OTRA COSA

Arnoldo Águila

4 de Junio del 2002



Los discursos de Bush, el de la Casa Blanca y el de Miami, ambos casi iguales, emplazan a Fidel a que haga democracia, a que permita a los cubanos que piensan distinto de él a que se organicen en partidos políticos y que el pueblo con su voto decida si desea continuar el camino que Fidel quiere o cualquier otro; y además, promete que si Fidel comienza a ir por ese camino, los Estados Unidos responderían a cada paso con un gesto de ayuda política y económica.

Fidel responde ese discurso ante una audiencia y un pueblo que no han tenido acceso al discurso de Bush y además, NO CONTESTA en realidad el planteamiento central, si no que habla de otra cosa, de su biografía personal: donde nació, que su padre era latifundista (Sin embargo, no dice que era un hijo bastardo, que su padre no lo reconoció como hijo de inmediato. No cuenta tampoco entre esos recuerdos nostálgicos, ése de cuando le escribió de niño al Presidente de turno de Estados Unidos pidiéndole cierta cantidad de dólares y que la respuesta no fue satisfactoria. Hay quien dice que ambos hechos lo traumatizaron y de ahí su odio a los que poseen bienes y al imperialismo yanqui.) Entre las cosas que sí cuenta, dice que vio como las hembras estaban separadas de los varones en las escuelas, situación tan espeluznante que la nombra "apartheid sexual" (Sic). Este otro trauma nos permite comprender por qué mas tarde organizó la promiscuidad de la escuela al campo, separando los hijos de los padres para facilitar la comunión física y eliminar así ese “apartheid”, lo que en definitiva creó una cantera para la carrera de Visitadoras, cuyas prestaciones a los turistas han sido tan ventajosas para el régimen, según ha contabilizado el Comandante Pantoja.

Continúa con el relato de imágenes de la pobreza campesina que lo rodeaba y sabiamente desliza las imágenes de caballos enormes TEJANOS de la guardia rural, con sus rifles SPRINGFIELD, de las películas de "COWBOY", la falta de electricidad, los SARGENTOS POLÍTICOS que se dedicaban a la búsqueda de votos de campesinos que no tenían ninguna instrucción, gente que "ni contaba siquiera con el conocimiento mínimo indispensable para decidir sobre temas cada vez más complejos de la sociedad y del mundo". De ahí salta a los conceptos abstractos comunes de la terminología comunista: "...partidos políticos tradicionales, dominados por las oligarquías al servicio del imperio".

Pero Fidel, en Cuba ya no hay oligarquías y según tú los campesinos ya están instruidos, ¿por qué entonces no permitir la creación de partidos políticos?

Desde luego, Fidel en ningún momento toca ese tema, y no lo toca, porque no puede. Si él deja que se organicen partidos políticos, él pierde su poder y para Fidel, que está obsesionado por el poder, eso es sencillamente inadmisible.

De ahí salta a la afirmación descarada de que "El único derecho de propiedad que conocía la casi totalidad de Cuba hasta 1959, era el derecho de las grandes empresas extranjeras y sus aliados de la oligarquía nacional".

Fidel dice esto cuando él durante la "Ofensiva Revolucionaria", en la primera década de su gobierno comunista totalitario, desbarató todos lo negocios, incluso los individuales, de los que eran dueños una sola persona o una familia.

Cualquiera en Cuba, antes de la Revolución, podía tener un negocio y la nación estaba llena de una punta a la otra de pequeños negociantes, cualquiera podía alquilar una habitación en su casa a quien quisiera o podía ejercer cualquier oficio por su cuenta. Fue la revolución de Fidel la que eliminó todos esos negocios, la que impidió que los campesinos sembraran y vendieran de acuerdo a su voluntad. Fidel les dio una "propiedad" absolutamente ficticia, en la que no pueden sembrar lo que quieren, sino que tienen que sembrar lo que se les ordena, que primero tienen que cumplir la norma estatal y se les limita lo que pueden vender, incluso no pueden matar una vaca de su "propiedad" so pena de ir a la cárcel.

Por último, él se atreve a decir que "... la Revolución convirtió al pueblo cubano en propietario de su propio país". ¿Cómo un pueblo puede ser dueño de su propio país si no tiene medios legales de quitar al que lo gobierna? Los cubanos no pueden ni siquiera interpelar a Fidel en la caricatura de "parlamento" que existe, porque hay un solo partido en él, que es el del Comandante en Jefe. Jamás un periodista cubano de la única prensa que él reconoce, la prensa oficial, le ha hecho una pregunta comprometedora, porque todos se encuentran bajo su dominio.

El cubano no es dueño ni siquiera de la cuchara con la que come, porque si viene algún agente de la seguridad del estado y se la quita no tiene ni siquiera tribunales independientes a los que recurrir. Cuando él dice que lo que hay en Cuba es "... justicia, igualdad real entre los seres humanos, conocimiento y cultura generalizada", está hablando de una justicia que condena por expresar el pensamiento propio, habla de una igualdad inexistente, porque un miembro del Comité Central del Partido Comunista come como un rey y vive como un maharajá y así no vive nadie más en Cuba. ¿Y de qué conocimiento y cultura se puede hablar en un país donde se prohíben libros, donde no se permite acceder a la Internet, donde se golpean a bibliotecarios independientes por difundir libros no aceptados por el gobierno totalitario?

Tengo que ser justo y el discurso de Fidel tiene una cosa excelente, muy rara en él, pero sin dudas, buenísima, y es que es magníficamente corto.



Regresar a la sección "Cuba"

Documentos relacionados:
Discurso de Fidel Castro en Cuba 1 de Junio del 2002
Discurso de Bush el 20 de Mayo del 2002
Discurso de Carter en Cuba 14 de Mayo del 2002
Combatientes de la esperanza de Adolfo Rivero Caro
Biografía o radiografía de Fidel Castro
Advertencia de un joven cubano a los argentinos de Amado Padula
¿Jovencita colombiana absolverá a Fidel Castro?