ARNOLDO ÁGUILA
Portada | Escribirnos | Selectos | Novedades | Biografía | Libros | Filosofía | Correo | Cuba | Comentarios | Foros | Amigos | Estadística | Esperanto |

BUSCAR


Aspecto histórico y social de la Argentina del siglo XX
Eugenio M. Tait

Foto   Nace Argentina, representada si se nos permite en la ciudad de Buenos Aires en el siglo XX, como fruto de una sociedad mitigada por la influencia ideológica europea mezclada con los cholos de Alberdi. La inmigración de los ´80 y la formación del "conventillo" autóctono del substrato social, junto a la reforma universitaria de los ´20 y a la segunda guerra de los ´40 demarcarían, entre otras cosas, un cambio en la personalidad del argentino.

Lejos había quedado el "honor caballeresco" como heredad del medioevo y el "patriotismo" de Mariano Moreno. La segunda guerra estaba gestando un nuevo rol de emancipación social de la mujer y, por ende, de los efebos. Se producía un híbrido confuso y no menos desazonante para los pobladores porteños.

Notamos esto en el tango. Ya Carlos Gardel en la interpretación del tema El día que me quieras* muestra un doble timbre, a saber: el masculino y el femenino. La gracia grandilocuente de su tono muestra la virilidad que acompañaba el doblés de los primeros años mozos de las bailantas entre "masculinos" de principio del siglo.

Más tarde Discépolo, interpretado su Cambalache* por Julio Sosa, expresa lo híbrido de esta sociedad donde el nihilismo y el desarraigo a los valores sufre un cambio. Es, de esta manera el tango, un arte que expresa un cambio de la identidad personal del hombre rioplatense. No admite el porteño la transición, no admite perder su masculinidad del honor caballeresco por cambiarlo al potencial disimulo, emancipación y engaño del de la mujer.

Entramos ahora a mitad de siglo, donde la sociedad argentina florece económicamente sostenida por un substrato oculto político y económico cosmopolita de difícil sostén. Esto lo demostrarán las siguientes décadas. Empero, ese optimismo y vagues social se sostiene en el gran cambio de paradigma; nos referimos a The Beatles. ¿Quién no se ha vibrado a placer o desdén ante un rock como Happy Birthday*, Revolution* o Rock and Roll Music*, o bien con sus melodías románticas?

Se deja atrás el hopo de Elvis Presley y sus rockes negros y agresivos como Jailhouse Rock* y románticas extraordinarias como Fools Rush In*, junto a The Platers en Only You*, Frank Sinatra en Strangers In The Night*, el twist de Chubby Checker en Let's Twist Again*, entre tantos otros. Será el pelo largo, los pantalones ajustados, las minifaldas, etcétera, y la vuelta a la Naturaleza como pretendida uso naturalis del hipismo que se expresa a través de su música.

Se quiebra este sueño e ilusión entrando en los ´70. La nueva generación se hace notar en La Joven Guardia con su tema El Extraño de Pelo Largo* e ideológicamente con Los Náufragos en Yo en mi Casa y Ella en el Bar*; como también la falta de trabajo ya empieza a notarse y surgen los desencantos en Los Náufragos con Zapatos Rotos*, Otra Vez En La Vía*; y esfuerzos por mantener la yanquilandia activa en el Trío Galleta con Estoy Herido* o I Am So Happy*.

Basta...! La ola punk será la que ahora mande. Se supera la época de la Dictadura pero nada vuelve a ser como antes. Desde Europa ahora es que nos llega esa influencia del desdén y desengaño entrópico por la vida. Ya no alcanza el dinero en la Argentina para vestirse ni bien ni a la pretendida moda. Por consiguiente, se aprovechan las tachas de la vestidura heavy por botones baratos que ocultan las telas rotas, cuando no menos lo están; o bien porque no se acomodan al vestidor y son de papá o la hermana y abusan por ello la desprolijidad y enaltecen los despojos.

Poca diversidad de ropa y opaca tal cual signo de muerte pretenden asustar, fuera de calce, peinado desproljo "al viento huracanado" cuando no menos sucios y coloridos, demuestran la rebelión del estigma de los ´80. Espantapájaros como Carlos (Charly) García son tantos otros que pregonan sus ideales de izquierda cobrando con la derecha y cambian sus nombres al mejor estilo del folklore jony, o bien como Diego Maradona que por hacer una buena jugada en el Mundial de fútbol de 1978 ha sido soportado en todos sus crueles desatinos, y a su vez las televisivas hacen apología del enfermo travesti. Reviven todos ellos el tango de Discépolo.

Para el ´90 viene otro monstruo, el que denominamos Leviatán de la cibernética. Nos referimos a la boga de las computadoras personales, a ese maquinismo infernal propio del anticristo. Creando generación de niños que serán ciegos y atontados ante la sana Naturaleza, y adultos embelesados y timoratos ante su producción, arrolla tal cual monstruo bíblico toda potencial literaria para transformarla en un nuevo dominio del acto gnoseológico. Sus íconos y significantes muestran, a ciencia cierta, el ángel y demonio que esconden tras sus faldas.¿Quieren escuchar las letras de lo que oyen?, pues presten atención al grupo Flema con su tema Anarquía de la Escuela*.

Será ahora el webmaster quien controle las operativas. Dirigidas por muchachos que poseen afinidad y sintonía de criterios y humoradas, sólo pueden ver en el prójimo a través de la Red a un esfumado sujeto cuando no un enemigo. Siempre les molesta que se los consulte, pero no porque sea así, sino porque es su moda y código que los debe identificar; a tal punto que ocultan sus direcciones de e-mail y responden siempre escuetamente, demostrando una riqueza de lenguaje preciso y falto de ortográfica que uno no sabe al fin qué idea hacerse pues el neófito e ignorante también lo hace.

Enemigos los prójimos como máxima de esta sociedad cibernauta exclama sus gritos del otro lado de la trinchera y en cada banco de escuela. Tras los chateos uno ve paquetes, troyanos, etcétera, y un sin fin de negros potenciales que muestran siempre que el del de la vereda de enfrente no es si no un enemigo, o en el mejor de los casos alguien para tomarle el pelo. Ágiles con sus dedos sobre el teclado y veloces con sus ratones navegan las pantallas de los monitores terminando su empresa cuando logran tildarlas o mamá preparó un rico pastel. Nueva generación, nueva incertidumbre de la cosmovisión del mundo por el novedoso lenguaje que crean permanentemente, sin reglas ortográficas de ningún tipo hacen, de la semiótica, un fruto nuevo que quitará en el futuro, al menos, esa tediosa sintaxis que enriqueció a nuestros ancestros.

El desinterés y progreso de la InterNet dirán muchos que es lo apreciado pero, no saben en realidad que, en el fondo, no es más que una gran perniciosa maquinaria propia de los caminantes y héroes de pesadilla. Enmascarados los intereses por los banners, hacen creer al ingenuo cibernauta que el fin es la publicidad cuando, en verdad, es el espionaje. Sí, claro, Cookies, pequeños Troyanos ya en la instalación misma del Windows, etc., explican el porqué permanente de esos amables agradecimientos de los grandes Portales a sus millones de usuarios. Por supuesto, la InterNet gratis para todos... cuando, en verdad, su sentencia debería ser otra, a saber: la de tener un espía en cada hogar.

¿A dónde vamos...? Esto en verdad asusta; pero uno no sabe, en lo profundo de nuestro ser, si este miedo es por perder lo conocido o porque hay alguna otra cosa desconocida que vendrá. No es lo mismo. Es nuestra propia ignorancia ante la posibilidad de libertad la que nos cobija y acuña como a niño amamantado en brazos uno no sabe ya de quién. Su mama oculta de nuestra vista su verdadero rostro, y al alimentarnos pensamos para sí una y otra vez en sereno silencio espectante de quien nos alimenta: ¿ángel o demonio?

(*) Todos estos temas musicales pueden escucharse en la Discoteca sitia en www.webmdp.com/eugeniotait

Copyright © 2000 Eugenio M. Tait, Argentina. Todos los derechos reservados.
www.filosofiacuba.com/eugenio/fct.html

Regresar a la sección "Actualidad"